Leroy Merlin

Los clientes estallan contra Leroy Merlin: «No entiendo cómo venden este tipo de productos»

Un producto para calentar el baño ha sido motivo de quejas por parte de algunos clientes de Leroy Merlin

Los clientes de Leroy Merlin se rebelan: «Es una estafa»

clientes estallan Leroy Merlin
El enfado de Leroy Merlin por uno de sus radiadores
Blanca Espada

Leroy Merlin es una de las cadenas de bricolaje y decoración más populares de España, con más de 130 tiendas físicas y una amplia oferta online. Sin embargo, no todos sus productos cumplen con las expectativas de los clientes, que a veces se encuentran con sorpresas desagradables al comprar en su web. En concreto, uno de sus productos que más se venden ahora en invierno parece haber sido motivo de polémica, pero ¿de cuál se trata?. Toma nota porque los clientes estallan contra Leroy Merlin y muchos no entienden cómo venden productos como el que os explicamos.

Los clientes estallan contra Leroy Merlin

Si te preguntas el porqué del enfado de algunos de los clientes de Leroy Merlin, te diremos que todo tiene que ver con el Radiador infrarrojos EQUATION Quint 1200 w y que se vende por 15,99 euros en la web de Leroy Merlin. Se trata de un aparato que promete calentar rápidamente cualquier estancia, con un diseño moderno y una potencia de 1200 vatios.

Sin embargo, varios clientes han denunciado que el radiador se deforma al calentarse, llegando a producir ruidos, olores y riesgo de incendio. Además, han mostrado su indignación por la falta de respuesta de Leroy Merlin, que no ha atendido sus reclamaciones ni les ha ofrecido una solución.

clientes estallan Leroy Merlin

Uno de los testimonios más destacados es el de un cliente que compró el radiador hace poco más de un mes para un baño pequeño. Según cuenta, la potencia era más que suficiente para calentar la zona, pero justo la primera vez que funcionó a máxima potencia, la parte superior de la parrilla delantera se deformó, como se puede apreciar en la foto que adjunta. Por esta razón, considera el dispositivo de mala construcción, a pesar del precio.

En la propia página web de Leroy Merlin, otra clienta relata una experiencia similar, y dice que menos mal que lo probó sin taladrar, porque no estuvo apenas nada de tiempo calentándose y la parte metálica se deformó. El caso es que compró uno y luego pensando que era un fallo del radiador lo descambió y le sucedió una segunda vez. En este caso, la tienda tampoco le ha dado una solución.

Un tercer cliente se pregunta cómo es posible que Leroy Merlin venda este tipo de productos, y advierte de que si alguien quiere que su seguro de hogar funcione debido a un incendio, entonces utilice este producto. Tras la más que tediosa instalación, procedió a la puesta en marcha, y se encontró con el drama. Escuchó ruidos de clic en el producto, y al mirar, vio que las láminas de metal estaban empezando a deformarse, y que el plástico en los lados del producto así como en la parte superior también se estaba derritiendo. Además, dice que el propósito de este calentador era calentar un cambiador para su bebé, y que no recomienda este producto a nadie. También muestra su enfado por la falta de atención de Leroy Merlin, y dice que veremos si su comentario se publica y si Leroy se toma la molestia de contactarle.

El comentario es de hace algunos meses y finalmente sí que lo publicaron en la web de la mencionada tienda, aunque sin respuesta alguna de esta.

¿Qué pueden hacer los clientes insatisfechos?

Si tú también has comprado este radiador, o cualquier otro producto defectuoso o que no cumple con lo anunciado, tienes derecho a reclamar a Leroy Merlin, y a exigir una solución. Para ello, puedes seguir estos pasos:

  • Contacta con el servicio de atención al cliente de Leroy Merlin, a través del teléfono 910 49 99 99 o por WhatsApp en el 682 07 88 00, del correo electrónico [email protected], o del formulario de contacto de su web. Explica tu caso, adjunta las fotos del producto, y solicita la devolución del dinero, el cambio por otro producto, o la reparación del mismo, según lo que prefieras.
  • Si no obtienes una respuesta satisfactoria, o si no te contestan en el plazo de un mes, puedes presentar una reclamación ante la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) de tu localidad, o ante la Dirección General de Consumo de tu comunidad autónoma. Allí te asesorarán sobre los pasos a seguir, y te facilitarán los formularios necesarios para tramitar tu queja.

Recuerda que como consumidor, tienes derecho a recibir productos de calidad, y a reclamar cuando no sea así.

Lo último en Economía

Últimas noticias