La CEO de Adolfo Domínguez impone un clima de paz social en el grupo en su primer año de gestión

adolfo domínguez
Adriana Domínguez, CEO y directora general de Adolfo Domínguez

Adriana Domínguez, CEO y directora general de Adolfo Domínguez, cumple un año en la gestión de la compañía gallega de moda. La primera reacción de algunos de los accionistas con la llegada de la primogénita del diseñador, sobre todo de los minoritarios -que tienen en su haber el 3% de los títulos-, fue de sorpresa y desconfianza. “¿Cómo era posible que sea la nueva gestora si ni siquiera ha hablado en la junta general de accionistas?”, se escuchaba hace apenas doce meses entre los pequeños accionistas.

Ahora, tras la presentación de resultados anuales del ejercicio 2017/2018 de Adolfo Domínguez, la sensación de los minoritarios es absolutamente la contraria. A las puertas de la nueva junta, que será convocada previsiblemente a mediados de agosto -la fecha tope es el día 31 del mismo mes-, los pequeños accionistas “celebran que la cotización se haya animado en los últimos meses”, según comentan a OKDIARIO.

Además, destacan que “la comunicación y la proactividad” del equipo directivo de Domínguez ha mejorado. “No cabe duda de que Adriana está mucho más presente en los foros bursátiles de la empresa y con comentarios más bien positivos, todo lo contrario que hace un par de años”.

Adriana, por su parte, admite a este periódico que, efectivamente, ha sido un año de "muchos cambios" y ha advertido de que "no hemos hecho más que empezar". Explica que han trabajado -y trabajan- en el avance hacia "la rentabilidad" y han puesto en marcha "medidas que nos han permitido registrar el mejor resultado operativo en el primer trimestre del ejercicio en 6 años con una mejora del 50,5% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior".

Sobre accionistas minoritarios, la directiva de Adolfo Domínguez señala que “algunos nos acompañan desde nuestra salida a Bolsa y otros se han incorporado más tarde, pero todos son un activo básico de nuestra empresa y mantenemos con ellos una relación cordial y absolutamente transparente, siempre dentro de los requisitos de información que hemos de cumplir como sociedad cotizada”.

Adriana llegó en el mes de julio de 2017 flanqueada por Luís Caramés -consejero y vicepresidente de la compañía-  a la dirección general tras la salida de Estanislao Carpio, el primer director general de Adolfo Domínguez. Intentaron reflotar una empresa que hacía aguas, me hubiera gustado que funcionara, pero no funcionó", comentaba Domínguez en los desayunos organizados por Esade Business School.

Ahora, un año más tarde explica que se han transformado "por dentro y por fuera y nuestros clientes ya lo están notando". Señala, además, que progresan en el "reposicionamiento" de la red comercial "hacia las calles más comerciales y rentables, inauguramos un nuevo concepto de tienda más luminoso, apostamos por ser más Adolfo Domínguez y abrimos nuevas formas de diálogo con nuestros clientes a través de campañas como #YonosoyAdolfo”.

En definitiva, relata la máxima directiva de la compañía de moda "han sido doce meses intensos y nuestra prioridad ha sido -y es- la rentabilidad. Y en ese camino seguimos”.

"No cabe duda de que Adriana está mucho más presente en los foros bursátiles de la empresa", dicen los minoristas

Celebran también los pequeños accionistas que “estén entrando o aumentando posición algunos minoritarios y sicavs”, creen que este movimiento demuestra “vocación de medio plazo, convencidos del potencial” de Adolfo Domínguez con un “equipo gestor potente y un buen proyecto”.

A tenor de sus palabras, los accionistas -que aglutinan el 3% de los títulos- tienen buena fe en la gestión de Adriana Domínguez. No obstante, no se relajan en sus demandas a la máxima directiva de la cadena de moda. “Seguiremos en un plan estratégico de negocio más definido”, creen que “no basta con decir que aumenta el peso internacional o que la rentabilidad por tienda aumenta”.

En sólo un año, desde el desembarco de Adriana, el precio de la acción ha doblado su valor en Bolsa

Desde el punto de vista bursátil, la compañía fue la primera española del mundo de la moda en saltar al parqué, Adolfo Domínguez también está tomando buen semblante. En sólo un año, desde el desembarco de Adriana, el precio de la acción se ha doblado: ha pasado de los 4,2 euros por acción a más de 8,5 euros por acción.

Borja Matilla, analista de Naga Brokers, explica que “con el proceso de fusión de diferentes marcas de la compañía no solo el valor económico de la misma se ha visto beneficiado, si no también sus trabajadores mediante el cual se ha reducido a la mitad el número de personas afectadas por el ERE”.

A principios del mes de mayo, la firma de moda señalaba que haría una reestructuración de plantilla que afectaría a 110 personas, sin embargo, hace apenas unas semanas que llegaba a un acuerdo con los sindicatos para reducir la cifra el 50% y sólo afectaría a 56 empleados.

Si se sigue adelante con el plan estratégico trazado por la nueva dirección la acción podría elevarse hasta los 14 euros por título

Los expertos, además, han señalado que el ‘rally’ en Bolsa podrá ser aún mayor si Adolfo Domínguez sigue reduciendo sus pérdidas y elevando las ventas de sus puntos de venta. Prevén, incluso, que la acción podría llegar a los 15-16 euros por título, un nivel que no alcanza desde 2009.

Un poco menos optimista es Matilla. Cree que con una subida en actual de más de un 8%, la textil muestra una tendencia alcista -comenzada en marzo de este 2018 superando el nivel de los 6,5 euros por título, “una resistencia que finalmente ha podido superar tras mantenerse en un rango lateral por más de 4 años”. Prevé que la barrera psicológica más cercana a superar “será el nivel de los 10 euros por acción en el medio plazo si la compañía continua con el actual plan estratégico”.

La cadena de moda de Domínguez cerró el ejercicio fiscal 2017/2018 con una facturación de 113 millones de euros, un 3,1% más que un año antes y veía reducir sus pérdidas hasta los 6,9 millones de euros -un 70% menos- frente a los 22,7 millones de euros del ejercicio 2016.

Lo último en Economía