Bruselas permite a España prorrogar los Presupuestos, pero espera un plan de ajustes en octubre

Luis de Guindos
El ministro de Economía, Luis de Guindos, en el Parlamento Europeo. (Foto: EFE)

La Comisión Europea es consciente de que el Gobierno español en funciones no puede aprobar unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 y admite que se prorroguen los de este año ante la falta de acuerdo político para facilitar la investidura de Mariano Rajoy. No obstante, las autoridades comunitarias esperan que el ministro de Economía, Luis de Guindos, les entregue el próximo 15 de octubre un documento en el que desglose los ajustes a realizar para cumplir el nuevo calendario fiscal y así evitar las sanciones.

Así lo ha indicado hoy el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, tras participar en la reunión de ministros de Finanzas de la eurozona. "Está claro que en el contexto político actual la capacidad de actuación es limitada (…) y está claro también que esperamos que haya un borrador presupuestario sobre la base de no cambios en políticas que debe ser presentado el 15 de octubre", ha indicado. En ese borrador llevan meses trabajando los técnicos de Hacienda, tal como ha publicado en exclusiva OKDIARIO.

Durante el encuentro, al que ha asistido De Guindos, se “ha discutido también la cuestión de qué puede hacer un gobierno en cuestiones en este periodo (primera quincena de octubre). La línea general por supuesto es que puede presentar un presupuesto sin cambios en políticas", ha señalado el ministro de Finanzas holandés en referencia a este asunto.

Una de las claves del documento que debe presentar De Guindos en octubre es la prometida reforma del Impuesto de Sociedades, con la que pretende ingresar 6.000 millones de euros extra. La modificación debe ser aprobada en sede parlamentaria y, de momento, el Gobierno sólo cuenta con el apoyo de Ciudadanos. Si no se aprueba esta medida el déficit público de este año crecerá hasta el 4,7% del PIB.

El nuevo calendario fiscal pactado con las autoridades comunitarias fija el déficit público máximo en el 4,6% del PIB para este año, por lo que si el Gobierno no encuentra la forma de aprobar la citada reforma tributaria, la brecha será de una décima del PIB en 2016, es decir, de unos 1.000 millones de euros. Sin embargo, el problema viene en las cuentas de 2017 que, con unos PGE prorrogados, volverá a registrar un déficit del 4,7% del PIB, frente al 3,1% pactado con la UE. Es decir, que el próximo año la diferencia sería de 1,6 puntos, unos 16.000 millones de euros.

En total, sumando ambos desfases presupuestarios, el agujero presupuestario rondará los 17.000 millones de euros, lo que equivale casi a una cuarta parte de toda la recaudación anual del Impuesto sobre la Renta o el volumen que destina el Gobierno al pago de prestaciones por desempleo. La AIReF considera que la brecha puede incluso ser mayor “si las comunidades autónomas no aplican una política de contención de gasto público”, según señala en su informe del pasado julio.

Lo último en Economía