Cae un 71% el beneficio empresarial

El Banco de España prevé que hasta el 19% de las empresas serán insolventes a final de año

Banco de España
Banco de España

Hasta una de cada cinco empresas serán insolventes a final de año por los efectos del coronavirus. Es la previsión que ha realizado el Banco de España en su informe ‘Impacto de la crisis del covid-19 sobre la situación financiera de las empresas no financieras en 2020’, publicado este martes, y que destaca que los beneficios de las empresas han caído un 71% en los primeros nueve meses del año respecto al mismo periodo de 2019.

De acuerdo con el informe del Banco de España, la insolvencia de las compañías a final de año se situará entre un 15% y un 19% en función de dos escenarios diferentes: el primero, en el que el impacto del coronavirus no tiene efectos permanentes sobre los resultados de las empresas, elevaría a 15% el porcentaje de empresas insolventes. Del total, un 9% sería viable y un 6% inviable.

En el segundo escenario, en el que se entiende que el covid-19 tiene efectos negativos permanentes sobre los resultados de las empresas, este porcentaje subiría al 19%, casi una de cada cinco, de las que un 9% sería viable y un 10% inviable.

«De nuevo, el deterioro de la solvencia sería más significativo entre las empresas pequeñas y medianas y las que desarrollan su actividad en los sectores más afectados por la crisis», señala el informe del supervisor, con datos de hasta 900 empresas. Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España, ha explicado que el impacto de las insolvencias afecta menos al empleo y la deuda porque las empresas grandes absorben mayor proporción relativa de empleo y deuda.

Presión financiera de las empresas

Otra consecuencia de la menor actividad económica por las restricciones a la movilidad y el cierre de los negocios desde marzo hasta junio, unido a los rebrotes posteriores, es el aumento de la proporción de compañías que no registran ingresos suficientes para hacer frente a los gastos financieros derivados de sus deudas. Esto genera la inmediata falta de liquidez en miles de negocios.

De acuerdo con los ejercicios realizados, el porcentaje de empresas con presión financiera elevada aumentaría en casi 27 puntos porcentuales entre 2019 y 2020, hasta situarse en el 40%. Los incrementos serían cada vez mayores en el caso de las pequeñas y medianas empresas y, principalmente, en los negocios más afectados por la actual crisis: bares, restaurantes, ocio… Estos sectores sufrirían un fuerte deterioro de la rentabilidad. «Si persiste la crisis podría producirse un aumento de la morosidad del sector bancario», ha avisado Arce.

Respecto a los gastos de personal que han tenido las empresas incluidas en el estudio durante estos primeros nueve meses del año, el Banco de España apunta que fueron un 4,9% inferiores respecto al año anterior

Respecto a los gastos de personal que han tenido las empresas incluidas en el estudio durante estos primeros nueve meses del año, la Central de Balances del Banco de España apunta que fueron un 4,9% inferiores respecto al año anterior. Esta evolución se explica por la caída de los sueldos como por el descenso del número de trabajadores medio por empresa. En concreto, las remuneraciones medias presentaron un incremento moderado, del 1,1% hasta septiembre, frente al del 2,2% de un año antes.

La caída del empleo fue del 5,9% en términos medios, sin contar los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). El porcentaje de empresas que destruyeron empleo subió en este periodo en 14 puntos, hasta el 50,6%.

El impacto del coronavirus en el empleo se concentra principalmente en el grupo de trabajadores temporales, con un descenso del 19,5%, mientras que el personal fijo se redujo de forma más moderada (-3%). Por sectores, de nuevo, hay que buscar a los más afectados en el comercio y la hostelería (-7,4%), en la industria (-5,8%) y en el «resto de actividades» (-5,9%).

Rentabilidad

La pérdida de actividad económica ha tenido otro efecto sobre las empresas españolas, según el informe del Banco de España. Las compañías han tenido que recurrir a los fondos ajenos para financiar los déficits de explotación por la caída de los ingresos, lo que ha elevado su ratio de endeudamiento.

La ratio media de deuda sobre el activo neto aumentó hasta el 43,1%, algo más de un punto por encima del dato registrado en diciembre de 2019. La ratio de deuda respecto a los resultados corrientes (que se obtienen como suma del REB y los ingresos financieros) creció en mayor medida, como consecuencia del fuerte retroceso de los excedentes, hasta situarse en un 675% (a finales de 2019 era del 490%).

Mientras tanto, la rentabilidad ordinaria del activo disminuyó más de dos puntos, y la de los recursos propios, casi cuatro puntos, situándose en un 2,2% y un 2,4%, respectivamente. De nuevo, el mayor impacto se produce en los sectores más golpeados por la crisis: pymes de hostelería, restauración y vehículos de motor.

Lo último en Economía

Últimas noticias