El Banco de España se gasta 1,1 millones públicos en la casa de veraneo de cientos de empleados

Banco de España
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. (Foto: EFE)

El Banco de España ha sacado a concurso público la contratación de “una o varias empresas que pongan a disposición” del organismo “apartamentos para la temporada de verano 2017” ubicados, por supuesto, en las costas españolas. Y, a tenor de las condiciones del pliego, una cosa está clara: Luis María Linde mima a sus empleados. Buenas vistas, nada de obras alrededor para ‘velar por el descanso del guerrero’ en época estival y televisión con un mínimo de 22 pulgadas.

En total, según la documentación con las condiciones, se contratarán un total de 123 apartamentos de dos y tres dormitorios que deben estar localizados en zonas de costa.

Fuentes del Banco de España explican que la cantidad que aparece en el pliego es la que el organismo paga a los mayoristas, pues al contratar tal cantidad de apartamentos tiene más capacidad de negociación. «Economía de escalas», concluyen.

BdE tiene un presupuesto de 538 millones en 2017

El presupuesto de la institución para este 2017 se ha incrementado un 3,8% respecto al presupuesto final de 2016, hasta los 538,36 millones de euros, según consta en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

El periodo de ocupación en los apartamentos vacacionales será de tres y cuatro meses dependiendo de las zonas, que se repartirán en estancias quincenales entre los trabajadores que acumulen más puntos. Para hacerse con una de estas quincenas y apartamento, el Banco de España tiene en cuenta tres aspectos que priman sobre los demás: la situación familiar, la antigüedad y el rango jerárquico dentro del organismo. 

Señalan, además, que este ‘plus social’ para los empleados es fruto de una negociación colectiva con los sindicatos. No se podía subir los sueldos y por ello se aceptaron retribuciones en especie como los apartamentos en la playa en verano.

La vivienda vacacional para los empleados la paga el Banco de España, una parte la paga directamente el organismo de supervisión financiera y la otra los empleados en pago en especie que tienen que declarar a Hacienda. Fuentes del Banco de España no han precisado la cantidad que se abona por cada uno de los apartamentos, aducen que aún no han salidos los programas ni se han adjudicado los contratos.

Además, se tendrán en cuenta ocho zonas geográficas entre las que constan Sanxenxo (Pontevedra) y Foz (Lugo), así como algunas zonas de Rías Bajas y Rías Altas. En San Vicente de la Barquera, Isla o Noja (Cantabria) y en Llanes (Asturias).

En la zona de Cataluña en El Estartit y Ampuriabrava (Gerona) y en Levante en Peñíscola, Alcoceber y Oropesa (Castellón). En Valencia y Alicante en las zonas de Denia, Jávea, Calpe y Benidorm. En la zona sur de España, se demandan las zonas de Mojácar y Vera (Almería); Motril y Almuñecar (Granada); Torrox, Torremolinos y Fuengirola (Málaga). Zahara de los Atunes, Chiclana y Costa Ballena (Cádiz), así como en Isla Canela, Isla Cristina e Isla Antilla (Huelva).

Exige televisiones de un mínimo de 22 pulgadas

Eso sí, las empresas que se quieran hacer con esta licitación valorada en 1.045.000 euros (IVA incluido) tendrán que afanarse a fondo para agradar a los inquilinos públicos. Deberán tener los espacios de ‘punta en blanco’ y en ‘perfecto orden de revista’ si quieren alzarse con el ‘trofeo público’.

Los apartamentos de dos dormitorios deben tener una capacidad mínima de cinco plazas y el de tres dormitorios para siete plazas. Por supuesto, según consta en el documento, las camas en las habitaciones dobles no deben ser literas.

En la sección de servicios básicos, el Banco de España señala que la finca debe tener ascensor si tiene más de tres alturas y los apartamentos estar totalmente equipados y amueblados para su uso. Exige que haya ropa de cama, cocina, baño y comedor como sábanas, toallas, paños de cocina, manteles y servilletas en “perfecto estado de uso y limpieza al inicio de cada turno”. Y por supuesto, con un número suficiente para todos los inquilinos de la casa de veraneo.

Para ganar el contrato, el Banco de España también pone como condiciones cocina con gas natural o eléctrica, así como frigorífico y calentador de agua. También demandan que haya microondas, exprimidor, tostador o cafetera. Los empleados del organismo de Linde podrán disfrutar de un buen desayuno continental, aunque hay plegarias algo más llamativas.

Apartamentos en playa de 2 y 3 dormitorios

Los apartamentos deben tener un “aparato de televisión en color con tamaño mínimo de 22 pulgadas”. Aunque ahí no quedan las peticiones, el salón debe tener mesa de comedor con “sillas homogéneas suficientes para el total de plazas disponibles”. Es decir, que las sillas sean todas iguales.

También requiere que “al inicio de la estancia los apartamentos dispondrán de un kit de limpieza básico, con cubo y fregona, cepillo de barrer y recogedor”. Además, al tratarse de zonas de playa, el documento también exige la presencia de un tendedero, “al menos portátil, en perfecto estado de uso”.

Las empresas deben enviar la documentación acompañada de un reportaje fotográfico, señalan que se “prestará especial interés a la orientación de los apartamentos ofertados” y “a la altura” que permita “un mejor aprovechamiento de las terrazas al dar a zonas tranquilas y disponer de mejores vistas”.

En el apartado de exclusiones, el Banco de España indica que podrán dejar de lado las ofertas que “tengan obras dentro o cerca de su entorno por sus condiciones o puedan presentar problemas medioambientales, salud pública como ruidos excesivos y malos olores o presenten dificultades de acceso a la playa”.

Como señalamos, el periodo de ocupación dependerá de las zonas. Del 1 de junio al 30 de septiembre, es decir, cuatro meses, para las zonas de Levante, Cataluña, Murcia y Granada. Y de tres meses, del 16 de junio al 15 de septiembre para el Norte, Cádiz y Huelva.

Desde el Banco de España explican a OKDIARIO que estos son «beneficios sociales para empleados al igual que otras empresas públicas». 

El organismo ya ha hecho una primera evaluación y ha anunciado las compañías que competirán en este proceso de contratación. El contrato es tan jugoso y atractivo que pesos pesados del sector empresarial lucharán entre sí para alzarse con el ‘galardón’ de Linde. Viajes Nautalia y Viajes El Corte Inglés, entre otros, son dos de las empresas que lucharán para conseguir que los empleados del organismo acudan a sus apartamentos.

Lo último en Economía

Últimas noticias