AENA duda sobre la renovación de su acuerdo con Cabify tras la denuncia de los taxistas

terminal aena
Terminal 4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

La denuncia que los taxistas hicieron a OKDIARIO sobre la ‘mala praxis’ de Cabify en el aeropuerto de Madrid ha levantado varias ampollas. Una de ellas, la renovación del contrato que liga a la compañía de alquiler de coches con conductor con Aena, el gestor aeroportuario de, entre otros, el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid Barajas.

Según ha podido saber este periódico, la duración del expediente que Aena tiene con Cabify es de dos años, a contar desde el 11 de diciembre de 2015 por lo que la finalización del mismo es el 10 de diciembre de 2017.

En este sentido, aunque todo dependerá de un concurso al que optarán varias empresas –con lo que será la que más ponga la que se lleve el gato al agua-, fuentes conocedoras del caso han asegurado a este periódico que, tras la polémica surgida con la compañía, quizás lo mejor sería prescindir de ese stand, más si cabe, si se demuestra que están cometiendo actos ilegales.

Sin embargo, fuentes oficiales de Aena han declinado hacer comentarios y han insistido en que todo dependerá de cómo vaya el concurso.

Tras el artículo publicado por OKDIARIO en el que los taxistas acusan a Cabify de vulnerar la Ley captando clientes en el aeropuerto, desde la compañía alegan lo siguiente:

En relación a la publicación realizada por el medio online OK Diario sobre la actividad profesional desarrollada por Cabify en la Terminal 4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, la compañía quiere aclarar los siguientes puntos:

En relación a las imágenes del video

·         La azafata de Cabify no está captando clientes, sino que está informando y asesorando al usuario sobre las dudas que pueda tener de la App, así como señalizando dónde se encuentra la zona oficial de recogida de los vehículos.

·         El stand y el azafato que aparece a partir del minuto 0’40” en las imágenes del video no pertenece a Cabify, sino a otra empresa de VTC: Grand Class (como bien puede leerse en el cartel).

En relación al contrato con Aena

·         Cabify resultó adjudicataria del concurso realizado por Aena para prestar el servicio oficial de alquiler de VTC (vehículos de transporte con conductor) en el Aeropuerto Adolfo Suárez, Madrid-Barajas.

·         Dicho contrato contempla la actividad de la compañía hasta final del año, no hasta marzo.

En relación al servicio de Cabify en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas

·         La forma de operar de Cabify en dicho aeropuerto en ningún caso atenta contra el artículo 182.1 del Reglamento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT), por lo tanto, no da lugar a competencia desleal.

·         El acuerdo incluye la explotación de varios espacios distribuidos en las terminales T1, T2-3 y T4, para que los pasajeros puedan registrarse y solicitar un vehículo de Cabify.

·         En dichos espacios, nuestras azafatas informan y asesoran a los pasajeros sobre cómo viajar por la ciudad de Madrid utilizando Cabify a través de la App ayudándoles a darse de alta y a solicitar el servicio cuando el cliente así se lo requiere.

·         El pasajero libremente decide registrarse en la App y solicitar el vehículo siempre desde su propia cuenta. Acto seguido, la aplicación les asigna un coche determinado.

·         Los vehículos que forman parte de la flota de Cabify cuentan con plazas asignadas bajo la concesión de Aena para el servicio de alquiler de vehículos con conductor, por lo que es falso que estén apostados alrededor del aeropuerto de forma ilegal.  Concretamente en la T4 Cabify cuenta con 18 plazas (la información sobre los puntos está disponible en la web de Cabify). Esto es algo que la compañía cumple sin excepción, de hecho, cuenta con un servicio de seguridad privada que se encarga de coordinar a sus conductores en las plazas asignadas.

·         En este punto, Cabify lamenta la consecución de episodios intimidatorios y grabaciones no autorizadas a los que sus colaboradores (conductores y azafatas) tienen que enfrentarse provocados por otros colectivos del sector, que atentan contra su seguridad y que les impiden realizar su actividad profesional con la normalidad que se desearía.

Como era de esperar, desde el gremio de taxistas no han querido desaprovechar la oportunidad de contraatacar. Miguel Ángel Leal, presidente de Fedetaxi, ha explicado a OKDIARIO que “todo eso está bien en la teoría, pero en la práctica no es siempre así”. Bajo su punto de vista, “en el aeropuerto no cumplen con el contrato, abandonando supuestamente la zona asignada y ofreciendo servicio de taxi, con lo que confunden a los clientes”.

Leal reconoce que “es verdad que hay sujetos intimidatorios”, pero cree que “no es una cuestión generalizada, sino una minoría que también rechazamos desde el sector”, con lo que condenan también las malas prácticas practicadas por algunos. En este sentido, el presidente de Fedetaxi explicó que “hay conductores de Cabify que supuestamente realizan recogidas ilegales en las calles y en las paradas, rellenando in situ el contrato cuando debe ser un servicio precontratado”.

Lo último en Economía

Últimas noticias