Numancia - Atlético de Madrid: Memorial Jesús Gil

Vitolo y ‘los pioneros’ guían la goleada del Atlético (0-3)

Atlético
Marcos Llorente durante una acción del Numancia - Atlético. (EFE)

El Atlético de Madrid se impuso 0-3 al Numancia en el Memorial Jesús Gil gracias a los goles de Vitolo, Saponjic y Felipe. Los del Cholo Simeone jugaron bien, pero la mala noticia fue la lesión de Joao Félix

El Atlético de Madrid se llevó la victoria por 0-3 frente al Numancia en el primer amistoso de la pretemporada. Vitolo, Saponjic y Herrera fueron los autores de los goles del combinado colchonero. Los del Cholo Simeone ofrecieron una buena imagen, aunque el punto negativo lo puso Joao Félix, que tras 28 buenos minutos terminó lesionado.

Arrancaba este nuevo proyecto del club colchonero en la cita habitual en Burgo de Osma, en el Memorial de El Pionero, o lo que es lo mismo para los que no tienen HBO: Jesús Gil. Con la tercera equipación de la pasada temporada, el Atlético salió con cinco de los fichajes como titulares. Entre ellos, obviamente, Joao Félix, la gran esperanza para los rojiblancos. En defensa, Trippier, Hermoso y Lodi eran las caras nuevas, siendo Savic la única conocida. Llorente, Saúl, Lemar y el luso formaban la medular y Diego Costa y Morata eran los delanteros elegidos por el Cholo.

Todas las miradas estaban puestas en Joao Félix. El luso tenía más ojos encima que la Pantoja cuando abandonó Supervivientes. Y si la gente le reclamaba, el ex del Benfica no tardó en ofrecer unas cuantas delicias: toques sutiles, regates y hasta se atrevió a hacer una marsellesa dentro del área de Numancia, aunque la oportunidad colchonera acabó siendo desbaratada por Derik. Tanta osadía le acabó costando caro. Al colchonero le dieron hasta en el carnet de conducir y acabó siendo sustituido en el 29′ por Correa. Los hábitos de las lesiones y partes médicos parecen no tener fin.

Antes de la sustitución, una zurdazo colocado de Álvaro Morata se perdió por encima del travesaño y, minutos después, un pase de genio de Joao Felix a Diego Costa, que fue desequilibrado por Derik, acabó con el de Lagarto cayendo al suelo y reclamando -a su manera- un penalti que el colegiado no señaló. Dominaba a su antojo el cuadro que dirige el Cholo Simeone. Marcos Llorente, otro de los nuevos, era amo y señor en la medular. Robaba y generaba juego. Estaba en el lugar que se le necesitase, como si conociese el secreto de la teletransportación.

Hermoso y Trippier, más desapercibidos

Trippier, muy discreto en el lateral. El juego del Atlético caía más al carril izquierdo y el defensa británico no tuvo mucho trabajo, aunque se le veía por zonas ofensivas tratando de ayudar a abrir la lata. Por su parte, Mario Hermoso cumplió, aunque su único error pudo costar caro a los del Cholo. Mal pase que cae en pies rivales y el corte de Savic a punto estuvo de colarse en su propia portería.

Correa, que podría haber jugado sus últimos minutos con la zamarra del Atlético, continuó el legado revolucionario de Joao Félix. En los pies del argentino nació la penúltima ocasión del primer acto, que acabó con un chut demasiado cruzado de Thomas Lemar, que estuvo activo en una banda izquierda en la que destacó Renan Lodi. El lateral subió y bajó y estuvo muy participativo, aunque le tocará seguir entrenando unas horitas los centros, ya que la mayoría iban muy pasados. Y la última, en la que casi se canta gol, otra vez pasó por Angelito. Triangulación con Costa y el internacional por la albiceleste estrella el balón en el palo.

Sonó el pitido final y los equipos se marcharon a vestuarios. A la vuelta todo sería diferente. Carrusel de cambios del que sólo se salvó Correa. Adán, Felipe, Herrera, Vitolo y el argentino eran los únicos del primer equipo. Los Montero, Camello, Moya y compañía tenían una buena oportunidad para llamar la atención del Cholo. El nivel bajó un pelín, Simeone había retirado del campo muchos quilates, aún así, el Atlético insistía en el tanto con el que romper la diferencia.

La hora de Vitolo

Respecto a los nuevos y veteranos, Felipe mostró su poderío ofensivo. Saponjic disfrutó de media horita y mostró carácter y se fue con gol. Héctor Herrera apareció a ratos. Y Vitolo. Ay Vitolo. El canario, que ilusionó con su fichaje hace temporada y media no ha terminado de despegar y tiene decidido que este será su año. Y así, desde el primer amistoso lo quiere demostrar. El ex de Las Palmas estaba siendo el mejor de la segunda mitad y el premio le llegó. O lo buscó, porque se lanzó en plancha a 30 centímetros del suelo para poder rematar un centro de Riquelme -chaval del filial, no es que el Atlético haya fichado a Juan Román-y hacer el primero de la tarde.

Hacer el segundo le costó menos  al Atlético. Una gran jugada creada por La Academia desde el centro del campo encontró a Saponjic como rematador y hacer así su primer gol como futbolista rojiblanco. Restaba cuarto de hora para el pitido final y el trofeo parecía ya del lado madrileño. Pero todavía quedaba que Felipe se uniese a la fiesta goleadora. Córner pasado, Herrera rescata el cuero y se la da al central, que lejos de utilizar su punto fuerte, terminó enchufando el tercer y definitivo gol con la pierna. 

Lo último en Deportes