Un gol de Charles deja al Atlético sin liderato

Fernando-Torres
A Torres se le sigue resistiendo el gol 100 (AFP)

El Málaga propició la primera derrota del Atlético en casi tres meses. Un tanto de Charles en el 86 dio el triunfo a los de Javi Gracia que rompen así una racha de ocho triunfos consecutivos y 15 partidos sin perder de los rojiblancos. Un punto les valía a los de Simeone pare ser en líderes, en solitario, de Primera División. Aún así pueden acabar el 2015 en primera posición. Consciente de ello, Simeone alineó el mismo once que logró la victoria ante el Athletic en un choque muy igualado. Pero el Málaga necesitaba el triunfo para alejarse de los puestos de descenso, aprovechando las derrotas de sus perseguidores.

Los rojiblancos se encontraron con un buen Málaga muy serio, que presionó la salida de balón y no les dejaba jugar. Precisamente fueron los de Javi Gracia quienes tuvieron las ocasiones más claras en la primera mitad que apunto estuvieron de terminar en gol. A los cinco minutos de comenzar el duelo Camacho recogió un rechace en la frontal del área, le golpeó mordido y Charles desvió el balón, pero Oblak se estiró abajo para sacar una mano providencial y evitar el 1-0.

Todo se complicó al inicio de la segunda mitad con la expulsión de Gabi en el 56. El capitán rojiblanco vio dos amarillas en cinco minutos, tras cortar un contraataque con la mano cuando ya tenía tarjeta. Un error garrafal que dejó al Atleti con 10. No era el día de los de Simeone que veían como el Málaga acechaba la meta defendida por Oblak con el paso del tiempo. Torres tuvo la más clara de su equipo en sus botas, pero Kameni tapó muy bien el hueco para evitar el 0-1.

A pesar del revés sufrido con la roja a Gabi el Atlético, fiel a su estilo, no se rindió y peleó por llevarse los tres puntos de La Rosaleda. El Niño tuvo las mejores ocasiones para adelantar a los rojiblancos, pero sigue gafado de cara al gol. No marca desde que lo hiciera en Ipurúa en la jornada cuatro. Como dice el refrán el que perdona lo paga y así fue. Al filo del pitido final, en el 86, Charles aprovechó un centro de Amrabat para batir a Oblak, con algo de fortuna, tras tocar en Godín. El meta reaccionó bien pero no pudo evitar el gol del Málaga.

Últimas noticias