Ramos podría tener una sanción extra

En la UEFA también hay doble rasero: Piqué provocó la amarilla y se fue de rositas

En la UEFA también hay doble rasero: Piqué provocó la amarilla y se fue de rositas
Gerard Piqué en un partido de Champions

La UEFA medita sancionar a Sergio Ramos por su amarilla ante el Ajax. Sin embargo, Piqué provoco una tarjeta en 2016 y no tuvo sanción. Entonces, ni el acta arbitral ni el delegado de la UEFA consideró que el central catalán forzara la amarilla

La UEFA medita sancionar a Sergio Ramos. El máximo organismo del fútbol europeo estudia si el capitán del Real Madrid forzó la tarjeta amarilla que vio en el encuentro ante el Ajax, lo que podría acarrear otro partido de sanción extra para el central andaluz.

La persecución contra Ramos, que hizo un partido colosal en Ámsterdam, contradice totalmente otras acciones que la UEFA no tomó en casos similares. Y es que en la Champions League ha habido más casos similares a este, o algunos más descarados, sin que otros tuvieran sanción. Casualmente, solo los futbolistas del Real Madrid ven un partido extra de suspensión al provocar tarjetas.

A los del Madrid sí; a los del Barça no

Por ejemplo, a Dani Carvajal le sancionaron la temporada pasada también con dos partidos en la Champions League. El lateral provocó la cartulina amarilla en el quinto partido de la fase de grupos para perderse el sexto y así llegar limpio a octavos. La UEFA le pilló y le castigó en la ida de esa ronda ante el PSG.

En este caso, al menos, se podía ver a Carvajal forzar claramente la amarilla, pero es que hay una acción muy similar, con Gerard Piqué de protagonista, que no tuvo castigo. Y ahí está el doble rasero de una UEFA que ahora estudia castigar a Ramos cuando el jugador del Real Madrid hizo una falta merecedora de tarjeta, por lo que no habría motivo para pensar que la forzó.

La amarilla que Piqué provocó

En 2016, Gerard Piqué forzó una tarjeta amarilla en el Emirates Stadium de Londres. El Barcelona ganaba 0-2 al Arsenal en la ida de octavos y el central catalán se fue a hablar con Luis Enrique para ver si forzaba la cartulina y así perderse la vuelta de una eliminatoria que el Barça ya tenía muy avanzada. Tras darle el ok su técnico, minutos después Piqué veía la amarilla. Los hechos eran muy claros.

Sin embargo, esta acción de Gerard Piqué no se metió ni en el acta arbitral (igual que en el caso de Sergio Ramos) ni tampoco en el acta del delegado UEFA. Pese a tener las imágenes claras, el responsable de la UEFA decidió no incluir que el jugador del Barcelona provocó la amarilla. Es por ello que, usando la misma razón, a Ramos no le deberían sancionar.

Últimas noticias