OPERACIÓN SOULE

La UCO pone la lupa en la liquidación del contrato de Santa Mónica Sports y el ex secretario de Estado Rafael Cortés Elvira

rafael cortés elvira
Santa Mónica Sports se ha convertido en un dolor de cabeza para Ángel María Villar.

La UCO continúa reconstruyendo paso a paso la gestión de Ángel María Villar en los últimos años. Los agentes han requerido al presidente de la RFEF que explique cómo se extinguió el contrato con el Grupo Santa Mónica Sports S.L. el 8 de marzo de 2013 y qué papel desempeñó en ello el ex secretario de Estado para el Deporte, Rafael Cortés Elvira.

Villar, en cuya trayectoria siempre se ha movido por el sistema de la fidelidad, tiene mucho que agradecer a la extinguida empresa que entonces dirigía Jesús Samper. Cuando a Santa Mónica Sports se le adjudicó la explotación de los derechos de imagen en la Federación en 2007, la perspectiva económica de la organización estaba muy comprometida. Fuentes conocedoras de la situación hablan de que no tenían ni para pagar las nóminas.

Santa Mónica Sports ayudó a aliviar las arcas federativas y los posteriores éxitos deportivos unido a la llegada masiva de patrocinadores hizo que la empresa quedase obsoleta para estas gestiones en 2011 tras una serie de inversiones desacertadas. Villar, sin embargo, guardó la lealtad a su socio hasta que la situación se hizo insostenible con una deuda creciente con la Federación en 2013. Quizá por eso contrató a Maria José Claramunt, una mujer que se haría cargo del presupuesto de marketing y de dar un giro a los derechos de explotación. Entró en escena Vos Sports y Actyvos con Victor Oñate al frente, unas empresas que también están siendo investigadas.

De cómo se resolvió aquel contrato con Santa Mónica Sports existen muchas incógnitas, pese a que en el informe de cuentas de la RFEF de 2014 se intenta dar algo de luz. El CSD denunció que se produjo una indemnización por la ruptura unilateral con la compañía de Jesús Samper, aunque la cuantía nunca se estableció por escrito.

rafael cortes elvira
La resolución del contrato entre Santa Mónica Sports y la RFEF.

La RFEF sí que reconoce en ese documento que la empresa les debía 19,8 millones de euros, aunque también admiten que pagaron una cantidad no especificada –aunque fuentes cercanas indican que fueron entre 10 y 20 millones de euros– para liquidar la ruptura. Técnicamente, la Federación nunca recuperó aquel dinero tras la quiebra de Santa Mónica en 2015. Además, los auditores de BDO presentaron discrepancias de 4,99 millones en los fondos propios de la Federación respecto al caso, que empeoraría la situación patrimonial.

El negociador de Santa Mónica Sports

Santa Mónica Sports nombró como consejero el 30 de octubre de 2012 a Rafael Cortés Elvira. El objetivo no era otro que liquidar la vinculación con la Federación de la mano de un hombre muy cercano al organismo al contar con familiares trabajando allí y que impulsó un decreto para acabar con la prohibición de limitar a tres mandatos la andadura de un presidente de Federación deportiva en España.

Gracias a aquella iniciativa de Cortés Elvira cuando era secretario de Estado para el Deporte en 1995, Villar pudo perpetuar su poder al frente del fútbol español –actualmente lleva siete mandatos dirigiendo la RFEF-. Ahora la UCO solicita documentación del acuerdo con Santa Mónica Sports porque consideran que hay muchos cabos sueltos. En cuatro meses, Villar, Padrón y Cortés Elvira se pusieron de acuerdo para despachar ese agujero.

Al mismo tiempo que aquel acuerdo se suscribió, los hechos sitúan a Cortés Elvira –con mucha experiencia en el ámbito universitario– presentando un proyecto para la creación de una Universidad del Fútbol con un presupuesto estimado de 10 millones de euros en provisión de fondos. Aquel proyecto recibió objeciones del auditor y nunca llegó a realizarse.

Lo último en Deportes

Últimas noticias