El equipo suma siete triunfos consecutivos

Toda la verdad de la resurrección del Deportivo

El Deportivo ha pasado en dos meses de la peor racha de su historia a encadenar siete partidos seguidos ganados, con Fernando Vázquez como principal responsable de esta milagrosa resurrección

Fernando Vázquez
Fernando Vázquez, corriendo la banda en Alcorcón. (LaLigaSmartbank)
  • Javier Chas

14 de diciembre de 2019. Un Dépor hundido pierde ante la Ponferradina y suma 19 partidos sin conocer la victoria, lo que supone la peor racha de toda su historia. Luis César, segundo entrenador de la temporada tras Anquela, es incapaz de dar con la tecla y la situación es insostenible. El equipo continúa en caída libre, último en la clasificación a nueve puntos de la salvación, con una directiva incapaz que dimitía días antes del choque y con una afición que ya no aguanta más: “Jugad a algo, por favor”, rezaba una pancarta de un aficionado deportivista en la grada visitante de El Tolarín.

9 de febrero de 2020. Casi dos meses después, el Deportivo de Fernando Vázquez suma su séptima victoria consecutiva en Alcorcón con un gol de Koné en el último minuto de juego, que supuso una carrerita del entrenador gallego por la banda. El equipo está a dos partidos de igualar la mejor racha de victorias de su historia. Todo sale bien, esos jugadores que parecían incapaces hace pocos partidos ahora brillan en el terreno de juego. El equipo es decimocuarto en la clasificación con cuatro puntos respecto a la zona de descenso, y con la sensación de que el playoff no es inalcanzable. La afición deportivista inunda Santo Domingo al grito de “¡Si se puede!”.

Desde esa dolorosa derrota en Ponferrada, el equipo ha jugado siete partidos y ha conseguido siete victorias ante Tenerife, en el último partido de Luis César, y Numancia, Racing de Santander, Cádiz, Albacete, Las Palmas y Alcorcón, todos ellos con Fernando Vázquez en el banquillo, en lo que supone la mejor racha del fútbol español del momento. El Dépor aleja los fantasmas del descenso a Segunda B y vuelve a ilusionar a una ciudad que respira fútbol desde tiempos inmemorables y que nunca dejó a su equipo de lado.

¿Cuáles han sido las claves?

Cambio de directiva

Paco Zas y su equipo directivo dimitían el pasado 9 de diciembre tras los nefastos resultados deportivos, después de alrededor de seis meses en el poder. La derrota en Mallorca en la final del playoff, el horrible inicio de temporada y la crispación que se vivía en el club han condenado a un Paco Zas que dejó dudas desde el primer momento, con un discurso totalmente desacertado el día que tomaba el poder, siguiendo la dinámica existente de división en la afición deportivista entre ‘tinistas’ y ‘lendoiristas’, apodo que se utiliza en la ciudad para distinguir entre los más afines a Tino Fernández y los de Lendoiro.

El 14 de enero se confirmaba un secreto a voces: Fernando Vidal se convertía en nuevo presidente del Deportivo sin oposición, con un acuerdo con Abanca bajo el brazo, que permitiría subir el límite salarial para acometer buenos fichajes invernales, y con la idea clara de que el nuevo entrenador debía ser Fernando Vázquez, un ídolo que podía unir de nuevo a toda la afición. Según cuentan desde dentro del club a OKDIARIO, este cambio de directiva supuso “una nueva ilusión, un cambio de energía”.

Movimiento en el banquillo

Sin duda, lo más importante. Fernando Vázquez era nombrado oficialmente nuevo entrenador del Deportivo el 29 de diciembre. El gallego volvía a su club con un objetivo claro: evitar el descenso a Segunda División B, pero con la confianza de una directiva que le firmaba un contrato de larga duración.

Desde su llegada, la afición se ha vuelto a enganchar. En el primer entrenamiento, centenares de deportivistas acudían a alentar al equipo y a recibir al ‘Mago de Castrofeito’, un entrenador muy querido por la afición y dentro del club, donde resaltan cómo ha rescatado al equipo con normalidad, cariño a los jugadores y con una cercanía a la afición difícil de ver en los tiempos que corren. En el último partido en Riazor, ante Las Palmas, un total de 27.000 personas animaban desde la grada.

Pero no solo mejoró al club anímicamente. Hasta su aterrizaje en el Dépor, el equipo encajaba con suma facilidad, siendo el equipo más goleado de la categoría. En los seis partidos que lleva Fernando, los blanquiazules han  encajado sólo dos goles. El cambio de sistema ha sido la clave para mostrar una gran seguridad defensiva: el equipo juega con un 5-4-1, llevando a la práctica eso de que el mejor ataque es una buena defensa y con hombres como Dani Giménez, Mujaid, Shibasaki, Aketxe y Sabin Merino, entre otros, a un nivel altísimo.

Acierto con los fichajes invernales

Fernando Vidal llegaba al Deportivo con la idea de limitar las funciones de Carmelo del Pozo, uno de los más señalados por la afición y responsable de la horrible confección de la plantilla. Para ello, confiaba en un viejo conocido: Richard Barral. El que fuera director deportivo antes de la llegada de Carmelo volvía al club y se encargaba de gestionar un mercado de fichajes invernal muy importante para el futuro del Deportivo.

Un total de siete fichajes de hombres cuyo rendimiento, en muchos de ellos, ha sido excelente desde el primer partido. Sabin Merino, mejor jugador de la Liga Smartbank en enero, ha anotado hasta el momento cuatro goles en los cuatro partidos disputados, después de estar sin marcar un gol tres años antes de recalar en el Deportivo. El acierto de Richard Barral y la salida de Carmelo han sido muy importantes para el rendimiento actual de la plantilla.

Tras ganar siete partidos seguidos, y con cuatro puntos respecto al descenso, el Deportivo mantienen la calma: «El primer objetivo es la salvación», indican desde el club coruñés; eso sí, dos triunfos ante Girona y Zaragoza, los próximos rivales, supondrían que el equipo se metiera de lleno en la lucha por el playoff que da acceso a Primera División. El Dépor de Fernando Vázquez puede hacer historia.

Lo último en Deportes

Últimas noticias