Nuevo entrenador del Real Madrid

Solari, ajedrecista y protegido de Zidane

Solari, ajedrecista y protegido de Zidane
Solari, Zidane y Beckham, en su etapa como jugadores del Real Madrid. (Getty)

Santiago Solari es de manera provisional el nuevo entrenador del Real Madrid

El argentino mantiene una excelente con Zidane y es un estratega como entrenador

Santiago Solari tiene ante sí la oportunidad de su vida. El argentino ha visto como el destino le ha llevado de luchar por formar a jóvenes jugadores en el Castilla a dirigir al Real Madrid, vigente campeón de Europa que se encuentra en una situación crítica. En principio, este cargo le llegará en condición de interino, aunque visto como se están desarrollando los acontecimientos cualquier cosa es posible.

Lo que está claro es que el martes se sentará en la sala de prensa de Valdebebas como entrenador del primer equipo un hombre de club. Uno de esos que siempre anteponen las necesidades de la entidad a su propio bienestar. Desde el día que dejó el Real Madrid siempre tuvo claro que querría vivir del fútbol y no se le ocurría un lugar mejor que  donde vivió sus mejores días como jugador.

Solari llegó a España en 1999 procedente de River Plate. Su primera temporada en la capital la vivió en el Atlético de Madrid. La entidad rojiblanca firmó uno de sus años más negros y terminó descendiendo a Segunda División. Fue en ese momento cuando el Real Madrid se cruzó en su camino. Cinco años vistiendo la camiseta blanca le sirvieron para ganar dos Ligas, una Champions, hacerse un hueco en el equipo de los Galácticos y forjar una relación de amistad con Zidane que mantiene en la actualidad. De hecho, fue El Indiecito el que comenzó la jugada del gol de Zizou en Glasgow.

El galo ha sido clave en el devenir de Solari como entrenador de las categorías inferiores del Real Madrid. Tras comenzar su andadura en el Cadete A y B y entrenar medio curso al Juvenil B, cuando el club decidió echar a Benítez, Zidane dio el salto al primer equipo, Ramis al Castilla y Solari fue el elegido para coger las riendas del Juvenil A, uno de los equipos más importantes de La Fábrica. Al finalizar aquella temporada, Ramis no continuó en el primer filial madridista y el Madrid, apoyado en Zidane, tuvo claro que Solari tenía que ser el elegido para entrenar al equipo que juega en el estadio Alfredo di Stéfano.

Los dos años que ambos compartieron como entrenadores del primer y segundo equipo estuvieron marcados por los éxitos de los mayores -dos Champions y una Liga, entre otros- y un excelente trabajo formativo en el filial que no se vio traducido en grandes resultados deportivos. Aunque Solari, Zidane y el club en general siempre tuvieron claro que el principal objetivo del segundo equipo es proyectar jugadores al Real Madrid y a Primera División. Algo que el argentino ha hecho a la perfección.

Durante los dos años en los que ambos trabajaron codo con codo Solari estuvo cuestionado en diferentes ocasiones, en especial el año pasado al principio de curso, pero Zidane siempre fue su principal aval para que continuara. Y no se equivocó en su apuesta. Zizou sabía que con Solari podía disponer del Castilla siempre que lo necesitase casi sin previo aviso. Fueron muchas las mañanas en las que Santiago llegó a Valdebebas y cuando comenzó el entrenamiento tenía que ver como varios de sus jugadores se iban a trabajar con el primer equipo previa petición del francés. Él siempre lo asumió y lo entendió, aunque nunca se lo hizo a entrenadores de categorías inferiores.

Un ajedrecista en el banquillo

Solari siempre ha actuado como un estratega. Es un amante de la lectura y del ajedrez, algo que intenta extrapolar a su trabajo como entrenador. Sus equipos siempre intentan ser ordenados, sin olvidarse de atacar y hacer buen juego, pero con la idea de que hay que proteger la portería propia. Esta idea de fútbol creo en un primer momento dudas en La Fábrica, aunque con el paso de tiempo los resultados le fueron dando la razón.

La oportunidad le ha llegado ahora a Solari y la quiere aprovechar. En las últimas semanas no ha querido creérselo. En la última rueda de prensa prefirió no escuchar. Y no ha sido hasta en la mañana del lunes, cuando se le comunicó de manera oficial que iba a ser el elegido provisional, cuando ha empezado a asimilar su nuevo reto. Lo primero que ha hecho ha sido comenzar a preparar el duelo ante el Melilla del próximo miércoles. Ese será el comienzo de un sueño que no por el momento no tiene fecha de caducidad.

Últimas noticias