Nuevos fichajes millonarios y dudas en el entorno Euroliga

El segundo megaproyecto del Barça, bajo sospecha: Gasol, Jasikevicius, Calathes…

El Barça inicia un nuevo proyecto con otra revolución, la segunda en dos años, en la que las estrellas y sus salarios vuelven a ser los protagonistas. Los clubes europeos dudan de la viabilidad económica y Shane Larkin, mejor jugador en Europa la última temporada, ya se ha preguntado si el tope salarial de los culés es tan alto como el de las franquicias NBA

Pau Gasol apunta al Barça: negociaciones avanzadas para volver

Barça baloncesto
Jasikevicius, en su presentación junto a la directiva del Barcelona. (FCBarcelona)

Hablar del Barça de baloncesto en los últimos tiempos es hablar de inversión. El proyecto del conjunto azulgrana para el segundo equipo a nivel mediático de la entidad deriva en un análisis irremediable de las cifras por las que han ido llegando sus fichajes, todos y cada uno de ellos pertenecientes a la élite de la Euroliga. Después de una revolución, liderada por el fichaje de Mirotic, el pasado verano, en el presente se apunta a nuevos cambios provocados por la decepción de un año en blanco que no justifica la pandemia que ha revolucionado el calendario.

El mejor jugador de la Euroliga, Shane Larkin, reconoció públicamente –y con cierta ironía– sus sospechas sobre la viabilidad del proyecto azulgrana. «El Barça va camino de tener un límite salarial como el de la NBA», escribió en su cuenta de Instagram, tras conocerse la renovación de Oriola, quien junto a Kuric y Brandon Davies han ampliado sus contratos, todos ellos con cifras millonarias.

Los nuevos objetivos del equipo culé para la próxima temporada contrastan con la teórica política restrictiva de un equipo que se ha visto obligado a acordar una reducción salarial del 70% durante la pandemia del coronavirus. Sin embargo, la realidad es otra y la directiva de Bartomeu, tras una inversión sin parangón en 2019, apunta a seguir gastando sin medida este verano, comenzando por el entrenador más cotizado del mercado, Sarunas Jasikevicius.

La primera incorporación del proyecto 2020/21 del Barça es Nick Calathes, que ha firmado hasta 2023 y cobrará cerca de dos millones de salario por cada año. El conjunto azulgrana necesitaba un base tras las marchas de Pangos y Delaney, y para complementar a Heurtel, no han dudado en ir a por un Calathes que a sus 31 años se ha ganado la vitola de estrella, y también un sueldo acorde a su caché.

Esta cantidad podría resultar la excepción, ya que la calidad de Calathes lo vale, pero es una constante que alcanzan, en bruto, la mitad de la plantilla del conjunto azulgrana. Comenzando por Mirotic, cuyo salario es con diferencia el más alto de toda Europa, y continuando por otros fichajes estrella de la pasada campaña como Higgins, Davies o Abrines, con un rol casi residual en la temporada de su regreso. Heurtel, Hanga o Claver también cuentan con salarios cercanos a esta cifra, donde también se movía Ante Tomic, el mayor ahorro del Barça en el capítulo de bajas.

La incógnita Gasol

La guinda al proyecto multimillonario del Barcelona puede ser Pau Gasol, quien cuenta con ventaja en un puesto de pívot para el que también ha sonado Jan Vesely. La leyenda de la selección española está en negociaciones avanzadas con el Barça, y el acuerdo, en principio por dos temporadas, vendría acompañado de un probable sueldo millonario para un jugador que ha marcado una época en el baloncesto europeo, pero cuyas dudas a nivel físico son un riesgo complicado de gestionar para una entidad que aspira a lo máximo a corto plazo.

Lo último en Deportes

Últimas noticias