"Tendrán que justificar su inversión", aseguran los rivales

El Barcelona levanta sospechas en Europa con el Fair Play Financiero

La gran inversión realizada por el Barcelona en verano para reforzar su plantilla ha levantado sospechas entre sus rivales de Euroliga con respecto al cumplimiento del Fair Play Financiero establecido en el nuevo reglamento de la competición continental

barcelona
barca-fairplay-interior

Las nuevas normas de reglamentación aprobadas por la Euroliga, como parte del Reglamento de Estabilidad Financiera y Fair Play, han coincidido con la mayor inversión realizada por un club de baloncesto europeo en los últimos años. El Barcelona, necesitado imperiosamente de una revolución deportiva para regresar a lo más alto del baloncesto continental, ha firmado en un mismo verano a jugadores de la talla de Mirotic, Higgins, Davies, Delaney o Abrines, todos ellos de primerísimo nivel y con una inversión detrás que ahora tendrán que justificar ante la patronal.

Los rivales del Barcelona mantienen la cautela sobre lo que pueda producir el elenco de superestrellas formado por la dirección deportiva azulgrana de cara a la presente temporada, pero de lo que no cabe duda es del nivel de la plantilla del Barça, y por consiguiente de la dificultad de mantener económicamente a tal constelación de estrellas, con sueldos astronómicos que deberán ser explicados ante la Euroliga.

"Han creado un equipazo, pero tendrán que justificar la inversión", aseguran desde los estamentos de uno de los rivales del Barcelona en la Euroliga, donde otros aseguran que mantienen cierta incertidumbre sobre los movimientos realizados por el Barça, cuya sección de baloncesto tendrá que justificarse por sí misma sin depender del dinero de otras secciones más poderosas en lo económico, como en su caso es el fútbol.

Entre las adquisiciones realizadas por el Barcelona se encuentra claramente destacada, por lo morboso y lo meramente deportivo, la de Nikola Mirotic. El hispano-montenegrino era un jugador que opositaba a titular en la NBA y que ha decidido regresar a España para enrolarse las filas del eterno rival del Real Madrid, su club de formación. ¿El motivo? Una oferta astronómica del Barça que ascendería, según han filtrado varios medios, a 70 millones de euros por seis temporadas, una cantidad sin parangón a este lado del charco y que supone un argumento a favor para aquellos que desconfían del Barcelona.

Además de Mirotic, el Barça arrebató al Madrid a Brandon Davies, ofreciendo cerca de 300.000 euros más que los blancos al jugador, y firmó a Cory Higgins por una cantidad cercana a los dos millones de euros anuales. Abrines, en condiciones más modestas, también regresó de la NBA para enrolarse en las filas de este SuperBarça, que ya contaba con importantes inversiones salariales previas en las figuras de Claver, Hanga o Heurtel y puso la guinda con Malcom Delaney, un base que ya ha sido considerado estrella en Europa y que llegó a última hora para reemplazar al lesionado Heurtel.

Lo último en Deportes

Últimas noticias