Messi aguantó en el campo desde el minuto 29 con una posible fractura de la nariz tras un golpe de Smalling

Messi
Messi, atendido por las asistencias en el United-Barça de Champions. (AFP)

No se había alcanzado la media hora de partido cuando Leo Messi sufrió un encontronazo con Smalling, que le ganó la posición en una pelota dividida, pero que le golpeó en el rostro después en el rostro al bracear.

Messi cayó al suelo y empezó a sangrar copiosamente por la nariz, que se le inflamó rápidamente. Entraron las asistencias a la carrera y, ya con Leo fuera del terreno de juego, los sanitarios del Barcelona consiguieron taponar la hemorragia.

Con sendos algodones en los orificios nasales Leo Messi volvió a pisar el césped de Old Trafford a pesar de que todos los síntomas apuntaban a una posible fractura del tabique nasal.

Lo último en Deportes