Ha superado sus problemas de visión

Márquez ya está listo

Marc Márquez volvió a subirse a una moto tres meses después de su lesión y pudo comprobar, tras unos exigentes test en Portimao, que no tiene ninguna molestia pilotando y dejó entrever que estará en los test de Sepang

Márquez vuelve a subirse a una MotoGP tres meses después de su lesión

Márquez: "Han sido tres meses muy duros"

Marc Márquez
Marc Márquez durante el test de Portimao. (Foto: Repsol Honda Team)

Marc Márquez continúa dando pasos de gigante en su recuperación. El de Cervera estuvo rodando el domingo en Portimao con la RC213V-S para comprobar el estado de su diplopía. Los resultados fueron excelentes tal y como confirmó el propio piloto, dejando entrever que estará en los test de Sepang que se celebran el 5 y 6 de febrero.

«He escogido el circuito de Portimao porque es un circuito exigente. Se llega rápido a final de recta, pero sobre todo hay subidas, bajadas, cambios de dirección, hay que mover mucho la cabeza, las cervicales… Y todo esto es lo que veníamos a confirmar, que no había ninguna molestia pilotando», aseguró el ilerdense a los medios oficiales de Repsol Honda tras el test de Portimao.

Marc no se subía a una MotoGP desde que lo hiciera el 24 de octubre en el Gran Premio de Emilia-Romaña. Un accidente entrenando con su moto de enduro le provocó un traumatismo craneal que acabó provocando un nuevo episodio de diplopía, algo que ya le había pasado en 2011. Los fantasmas del pasado volvían a aparecer justo cuando empezaba a recuperar sensaciones y a sentirse cómodo encima de la moto.

Sus últimos resultados así lo reflejaban. Venía de dos victorias consecutivas en Las Américas y Misano, pero la caída le impidió estar en los dos últimos grandes premios de la temporada (Algarve y Valencia). Tras conocer la reaparición de sus problemas de visión el gran temor era tener que pasar por el quirófano. Por suerte para él ha podido evitar operarse y la diplopía ha ido remitiendo con el paso del tiempo gracias a una buena recuperación.

Objetivo Sepang

Márquez reconocía tras volver a ponerse el mono de Repsol Honda que está «muy contento porque las sensaciones que tuve con la moto de motocross las he reconfirmado aquí, porque pilotando no tenía ningún tipo de molestia en la vista, y así ha sido». Portimao era una prueba de fuego para ver en qué punto se encontraban sus problemas de visión y si estaba preparado para acudir a los primeros test de la temporada en Sepang.

Ese ha sido siempre el principal objetivo de Marc Márquez desde que le diagnosticaron la diplopía. El hecho de haber podido rodar sin problemas en un circuito tan exigente como Portimao supone un gran alivio para el ocho veces campeón del mundo, ya que los dos últimos inviernos los ha pasado recuperándose de sendas lesiones en el hombro. En esta ocasión sí podrá acudir a Malasia para los test de Sepang el 5 y 6 de febrero, donde podrá probar más tranquilamente la moto de 2022.

«Lo que he podido comprobar a día de hoy es que físicamente estoy bien, pero faltan horas de moto. Llevo tres meses sin ir en moto, no he podido entrenar físicamente como me gusta pero aún nos queda mes y medio para la primera carrera, así que poco a poco. A coger kilómetros, horas encima de la moto, que creo que es lo más importante. A focalizarnos para llegar lo mejor posible al test de Malasia y contento, sólo puedo decir eso», explicó el piloto de Cervera que aspira a igualar el número de títulos conseguidos por Valentino Rossi en la categoría reina..

Lo último en Deportes

Últimas noticias