Fue víctima de un asalto en su casa y fue gravemente herida en su mano izquierda

Kvitova jugará la final de Australia gracias a la mano que casi le amputan

Petra Kvitova
Petra Kvitova (Getty)

Petra Kvitova es todo un ejemplo de superación. Hace dos años fue asaltada en su casa y resultó herida con varias cuchilladas en su mano izquierda, con la que agarra la raqueta. Dudó poder volver a jugar al tenis pero este sábado disputará ante Naomi Osaka la final del Abierto de Australia y de vencer sería la nueva número uno de la WTA

Petra Kvitova es todo un ejemplo de superación. La tenista checa, que el próximo mes de marzo cumplirá 29 años, será la finalista del primer Grand Slam del año y peleará este sábado por el título en Melbourne ante Naomi Osaka. Hace dos años, Kvitova fue víctima de un asalto en su propia casa y recibió varias cuchilladas en su mano izquierda, la que utiliza para empuñar la raqueta. Aquella pesadilla queda superada y ahora sueña con agarrar un nuevo Grande.

“No sabía si podría volver a jugar al tenis”, reconocía Petra Kvitova en la conferencia de prensa en Melbourne una vez selló su billete a la final del primer Grand Slam de la temporada. La checa, vieja conocida del público madrileño – conquistó la Caja Mágica en tres ocasiones (2011, 2015 y 2018)- no olvida aquel 20 de diciembre de 2016 en el que un individuo asaltó su casa y le propinó varias cuchilladas en la mano izquierda, con la que agarra la raqueta.

Fue la propia Kvitova la encargada en comunicar los hechos a sus seguidores vía Facebook. “Cuando intenté defenderme, fui gravemente herida en mi mano izquierda. Estoy sobresaltada, pero afortunadamente viva”, escribió. “La herida es grave y necesitaré ver especialistas, pero si sabéis algo sobre mí es que soy fuerte y lucharé. Gracias por todo vuestro amor y apoyo”, decía entonces la checa.

Las imágenes dejan ver la gravedad de las heridas, pero por suerte en ningún momento se temió por su vida y ahora, de aquello sólo queda una cicatriz y un episodio superado que le ha hecho más fuerte.

A por su tercer Grand Slam

La campeona de Wimbledon 2011 y 2014 no había vuelto a pisar una final de Grand Slam desde que conquistara su último título sobre la hierba londinense. Este sábado tiene la oportunidad de llevar a sus vitrinas el título de Melbourne, aunque le separa un obstáculo: Naomi Osaka, la vencedora en el US Open 2018, un duelo inédito en el circuito entre la checa y la japonesa. El premio tendrá además un aliciente más: quien conquiste la Rod Laver Arena será la nueva número uno del circuito, en lugar de Simona Halep.

Últimas noticias