James declara que no vio a la Policía ni escuchó la sirena porque iba con la música muy alta

James-Rodríguez
James, junto a Bale en la prueba de los Audi. (Getty)

Después de una persecución de cinco minutos a alta velocidad por la M-40, los dos agentes de la Policía Nacional que conducían el vehículo camuflado pudieron identificar a James Rodríguez como el conductor del Audi R8 que circulaba a 200 km/h, después de que la seguridad privada del Real Madrid les franquease el paso a las instalaciones de Valdebebas.

Una vez allí, los agentes mantuvieron una breve conversación con James, en la que el jugador reconoció el exceso de velocidad y lo justificó por llegar tarde al entrenamiento, según la información del atestado policial que refleja la agencia EFE. Sin embargo, el colombiano negó haberse dado a la fuga y declaró que no vio el coche policial camuflado detrás suyo ni escuchó los dispositivos acústicos porque iba con la música muy alta.

Incluso James comentó a los policías que llegó a temer por un secuestro –una afirmación que desmontaría su coartada de no haber visto el vehículo policial–, ya que es una práctica habitual en Colombia, su país natal, que los secuestradores rapten a sus víctimas haciéndose pasar por agentes de la policía.

Las fuentes policiales aseguraron que James Rodríguez no fue detenido ni por el exceso de velocidad ni por no haber detenido su vehículo ya que, al tratarse de un personaje público, está plenamente identificado y localizado y, a juicio de los agentes, no existe riesgo de fuga.

James-Rodríguez
James Rodríguez, en la entrega de los Audi. (Getty)Delito contra la seguridad vial

Delito contra la seguridad vial

Eso sí, los agentes de la Policía Nacional ya han elaborado un atestado por un posible delito contra la seguridad vial, que podría acarrear su retirada del carnet en caso de ser condenado en un juzgado de lo Penal. Los policías denunciarán los hechos ante el juzgado de guardia y a la Fiscalía, que podría citar a James en los próximos días para ser interrogado. En el juicio se calificará el tipo de delito contra la seguridad vial en el que habría incurrido el colombiano: exceso de velocidad o conducción temeraria.

El delito de exceso de velocidad supone prisión de tres a seis meses, además de la retirada del carnet de uno a cuatro años y la correspondiente sanción económica. El de conducción temeraria, por su parte, conlleva una pena de prisión de seis meses a dos años y pérdida del carnet de conducir entre uno y seis años.  Al carecer de antecedentes penales, James no entraría en prisión al tratarse de condenas inferiores a los dos años de cárcel.

Sanción administrativa de hasta 30.000 €

Además, la Policía Nacional ha propuesto sancionar a James Rodríguez por una infracción grave de desobediencia al haber huido del coche policial camuflado. La sanción administrativa de desobediencia a la autoridad ha pasado a ser considerada infracción grave con la Ley de Seguridad Ciudadana, de tal manera que James tendrá que pagar una multa que puede oscilar entre los 601 y los 30.000 euros, según lo que determine la Delegación del Gobierno en Madrid.

Lo último en Deportes

Últimas noticias