Roglic y Enric Mas cedieron tiempo en la Vuelta a España

Ion Izagirre se corona en el infierno de Formigal y Carapaz es el nuevo líder

Ion Izagirre se proclamó vencedor de la sexta etapa de la Vuelta a España, con final en la estación de Formigal. El ciclista vasco se aprovechó del trabajo de su hermano Gorka para completar una brillante victoria

Richard Carapaz, que atacó y dejó en evidencia a Enric Mas y a Primoz Roglic, es el nuevo líder de la Vuelta

Ion Izagirre Vuelta
Ion Izagirre celebra su victoria en Formigal. (AFP)

La Vuelta a España explotó con un etapón en Formigal. No era el destino previsto para el sexto parcial, que apuntaba a un final frenético en el mítico Tourmalet, pero la estación de esquí ocasionó importantes grietas en la general y coronó a Ion Izagirre como merecidísimo vencedor de la etapa. El ciclista vasco de Astana se mostró como el más fuerte en la ascensión final, respaldado por el frío y la lluvia, su clima preferido, y la inestimable ayuda de su hermano Gorka, que desgastó a sus compañeros de fuga y permitió una victoria con doble sello Izagirre.

Si Ion, que tuvo que retirarse del Tour por una –una más– grave caída, fue el vencedor del día, el otro gran protagonista responde al nombre de Richard Carapaz. En el triunvirato de favoritos que han desvelado las carreteras de la primera semana en la Vuelta, el ecuatoriano de Ineos se destacó, aprovechando las debilidades de Primoz Roglic y Enric Mas, para arrebatarles un minuto y vestirse de rojo por primera vez en su carrera.

Carapaz llegó de la mano de Marc Soler y escasos segundos después del tapado de la Vuelta, el espigado británico Hugh Carthy. Marc atacó segundos antes de que lo hiciera Valverde, en una estrategia algo alocada de Movistar y que desprotegió al verdadero líder, un Enric Mas que no tuvo buenas piernas en ningún momento de la subida, posiblemente perjudicado por el frío. Deberá centrar su tiro la estructura telefónica que, eso sí, cuenta con sus tres líderes en el top 10 y la certeza de que los dos más jóvenes se encuentran cerca de su mayor rendimiento.

Y Roglic, el gran nombre que queda por repasar, mostró debilidad por primera vez en dos años en la Vuelta, y eso es una gran novedad. Merced a su pundonor, el esloveno pudo recortar segundos en los metros finales de la etapa, pero no salvar el rojo, que va a parar al nuevo gran favorito para un triunfo en Madrid que aún se ve muy lejano. La Vuelta sigue dando pinceladas de espectáculo con un recorrido de lo más estimulante. Y las que quedan.

Lo último en Deportes

Últimas noticias