Dos años de calvario para Falcao

falcao
Radamel Falcao no está teniendo oportunidades en el Chelsea.

Dos años han pasado desde aquel fatídico momento en el que Falcao se rompió el cruzado durante un partido de Copa frente al Chasselay. En un fortuito choque en el área con Soner Ertek, jugador que compagina el fútbol con sus labores como profesor de primaria, la rodilla de El Tigre se vino abajo. Y con ella, las ilusiones de todo un país que soñaba con ver a su estrella liderar a la selección en su flamante regreso al Mundial. Falcao había sido el artífice número 1 de esa hazaña, pero tuvo que conformarse con ver el espectáculo desde las barreras.

730 días después, aún no se vislumbra la luz de este tortuoso túnel en el que se halla el ex del Atleti. Desde la lesión, no ha vuelto a ser el mismo. El colombiano comenzó con un plan de recuperación intensivo. Tenía en mente romper todas las barreras y rebajar los plazos a cuatro meses. Entre ceja y ceja, solo un pensamiento: llegar al Mundial. Así se puso manos a la obra, pero cuando llegó el mes de mayo las noticias no fueron las esperadas. Su rodilla aún no estaba recuperada. La estrella cafetera tuvo que ver, desde la posición de espectador, como sus compañeros lograban una hazaña para su país, alcanzando los cuartos por primera vez en su historia.

Desde la sala de pesas, evidentemente. Porque el colombiano no se dio un respiro en su plan de recuperación. Pasado ya el Mundial el siguiente paso era centrarse en volver a recuperar su nivel. O más bien, las sensaciones. Para la nueva campaña le esperaba un nuevo destino, el Manchester United.

Pero Old Trafford no fue precisamente un teatro de los sueños para el cafetero. Más bien lo fue de pesadillas. Falcao chocó contra un muro llamado Van Gaal, que nunca le dio la confianza necesaria que necesita un futbolista que ha sufrido este tipo de lesiones. Sus cuatro goles en 29 partidos con la casaca roja tampoco le dieron mucho chance. Se empezó a percibir un Falcao desconocido. Lejos del delantero hambriento que llegaron a conocer hinchas del Porto, Atleti y Mónaco. El jugador había perdido la confianza en su juego, basado en gran parte en su físico, que antaño dominaba a las mil maravillas para zafarse de zagueros y encontrar su hueco en el área. El bloqueo físico y mental era total.

En esas circunstancias llegó Falcao a la Copa América del pasado verano. La selección se presuponía como un bálsamo para el aciago año del colombiano. Pékerman le dio la confianza que Van Gaal le había negado y le ofreció la oportunidad que necesitaba: el brazalete de capitán. La decisión no resultó tan popular como el técnico esperaba. Menos aún en el vestuario, que miraba con recelo estos gestos de gracia por parte del seleccionador con el samario. La estrategia de Pékerman terminó resultando contraproducente. Falcao se fue del campeonato sin un solo gol y finalizando el último partido como suplente.

En ese momento del cuento, entró el señor Mourinho. El portugués, en un gesto de favor hacia su agente y amigo Jorge Mendes, probó el intento de recuperar a aquel jugador que maravilló a toda Europa. Nadie contaba con el pésimo año que están realizando los de Stamford Bridge. The Special One fue cesado, dando el caso de Falcao como perdido. El delantero lleva más de tres meses fuera de los terrenos de juegos por unos problemas musculares, en parte provocados por la descompensación muscular que sufre el cuerpo de un futbolista que padece este tipo de lesiones.

A Falcao también le falla la mente

Pero como ha podido saber Okdiario por medio de gente que ha trabajado con el jugador en este periodo de dos años, la lesión está más localizada en la mente del samario. Es ésta la que le provoca que somatice otro tipo de lesiones. Son constantes las consultas del delantero con el apartado médico, por mínima que sea la molestia. El delantero está obsesionado con la idea de volver a lesionarse. Según parece, es este estrés y presión al que él mismo se está sometiendo, el que está obstaculizándolo a la hora de encontrar su rendimiento.

De momento, se espera su vuelta a los terrenos para dentro de dos semanas. Pero son muchos los rumores que han situado este invierno al jugador de vuelta por el Principado. Finalmente parece que terminará por quedar hasta junio en las Islas, pero son pocos los que confían en una resurrección de El Tigre.  En verano tendrá que poner otra vez rumbo a Mónaco, que según parece está buscando la mejor salida tanto para el jugador como para el club. Desde Colombia, prensa y expertos reclaman al jugador que rebaje sus pretensiones para tener la confianza y minutos necesarios en un equipo de menor nivel. La última palabra la tendrá Falcao.    

Lo último en Deportes