DEPORTIVO 0-3 REAL MADRID: JORNADA 1 DE LIGA

Toque de campeón

gareth-bale-sergio-ramos-deportivo-real-madrid
Bale y Ramos celebran el 0-1 en Riazor. (EFE)

Toque de campeón. Toques, mejor dicho. Muchos toques. Toques cortos, toques largos, toques horizontales, toques al espacio, toques de primera, toques en pared. Así, así, así goleó el Real Madrid y fue la auténtica estrella de Galicia ante un Deportivo que no se arrugó, pero apenas pudo repeler los golpes. Bale abrió la lata, Casemiro hizo el segundo y Kroos, ya en la segunda parte, selló el triunfo con el 0-3 a la postre definitivo.

El campeón se estrenaba en Riazor con un once casi calcado al de la final de la Champions. Nacho por Varane, Bale por Cristiano y los mismos de Cardiff. Zidane devolvía a la alineación titular a Casemiro, Isco y al propio Bale, que descansaron el miércoles ante el Barça, y presentaba una formación prácticamente de gala. Ya habrá tiempo para rotar, que estamos en agosto, oiga.

Repasamos, pues, los once futbolistas que oponía el Real Madrid al Deportivo: Keylor Navas; Carvajal, Nacho, Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric, Isco; Bale y Benzema. Se echaba en falta a Asensio, que ha derribado más puertas que un agente de la DEA, pero al que le tocaba esperar su turno en el banquillo. Es que sólo caben once.

Poderoso salió el Real Madrid a Riazor: alta la presión, preciso el toque, ancho el campo, profundo el fútbol. La verdad es que en este arranque de temporada los de Zidane son como un desfile de Victoria’s Secret: da gusto verlos. Pero el primer susto lo dio el Deportivo después de que Andone robara la cartera a Carvajal y se plantara mano a mano con Keylor, que metió una buena ídem.

Dos sustos del Depor…

Y la volvió a tener el el 7 el propio Andone después de ganar el mano a mano a Sergio Ramos, pero otra vez el meta madridista estuvo en plan salvador. Bien por Keylor, que ha arrancado esta temporada demostrando que lo del año pasado fue sólo un mal sueño. El Real Madrid, mientras tanto, ponía cerco al área deportivista, pero atacaba con tanta gente que ellos mismos se ocupaban los espacios.

Los dos sustos del Depor hicieron que el Real Madrid levantara el pie en su toque de rebato inicial. Isco se mostraba por cualquier sitio, pero el problema de los blancos no estaba en la ida, sino en la vuelta. Se lo creía el Deportivo, como en sus buenos tiempos, y los de Zidane perdieron el hilo del juego. Una asistencia de Isco en el 17 fue el primer aviso serio del campeón a la meta de Rubén, pero Kroos llegó demasiado forzado al remate.

… dos goles del Madrid

Y a la segunda el campeón no perdonó. Coció la jugada Marcelo, Modric disparó, Rubén falló en su despeje, Benzema también en el rechace y la pelota le cayó a Bale, que sólo tuvo que empujarla en el segundo palo. Fue un gol feo pero eficaz como una nevera de playa. Un churro, pero los churros también cuentan y si suben al marcador, más.

Abierta la lata, el Real Madrid empezó a ponerse morado de conservas. En el 26 cayó el segundo. Después de una jugada de más de 40 toques, la más larga desde hace una década en la Liga, la movió Isco de lado a lado del área, la pelota llegó a Marcelo que asistió al segundo palo, con toda la defensa del Deportivo como las estatuas del Museo de Cera, para que Casemiro la empujara solito en el segundo palo.

Zozobraba el Depor con un Real Madrid que monopolizaba la pelota. Era el toque del campeón, que empezó a sentirse en Riazor como en el patio de su casa. Tocados los locales, el duelo apuntaba a goleada. La campana evitó males mayores para los deportivistas y que los blanbos lograran el tercero.

Nació furioso el segundo tiempo con un par de trifulcas que derivaron en sendas amarillas para Schär y Ramos. En los diez primeros minutos de la reanudación mucho jaleo y poco fútbol. Pero seguía dominando el Real Madrid con Isco y Modric –que también vio la amarilla– inspiradísimos.

El Madrid se la queda y sentencia

En el 58 pudo marcar Andone a la salida de un córner pero Sergio Ramos, que está en tantos sitios que a veces parecen gemelos, la sacó bajo los palos. Respondió Bale con una falta lejana que atrapó sin agobios Rubén. Y un minuto después cayó el tercero. Gol made in real Madrid. Saque de banda de Marcelo, Benzema, Isco, Bale, asistencia y Kroos, con su toquecito marca de la casa, la mandó a la red.

Pudo acortar distancias el Deportivo, pero el palo se interpuso en el disparo de Bruno Gama al filo del 65. Zidane empezaba a pensarse qué cambios iba a realizar. Isco fue el primero. Entraba, cómo no, Marco Asensio, el chico de moda en el Real Madrid y en el fútbol español.

El juego pasaba por un punto lánguido como un tren que se interna en la niebla. No había dudas de la victoria del Real Madrid y tampoco los blancos parecían querer exprimir más el limón de los goles. En el 71 entró Marcos Llorente por un tocado Casemiro. Los blancos no se cansaban de tocar.

Pero el partido estaba resuelto. Lucas Vázquez suplió a Bale en el 78. Misión cumplida para el galés. Transcurrían los minutos y el Depor se conformaba con no encajar más goles. Tampoco pisaba el acelerador el Real Madrid y así, con 0-3, parecía que se iba a morir el partido.

Pero Carvajal se empeñó en regalar un penalti al Deportivo, pero ni siquiera de penalti pudo anotar Andone, porque Keylor estuvo listo y la sacó con la punta de los dedos. Y ahí tampoco se acabó el partido, porque al árbitro aún le dio tiempo a sacarle la segunda amarilla a Sergio Ramos por una acción muy, pero que muy rigurosa, sobre Borja Valle. Y ahí sí, ahí sí se acabó el partido.

Últimas noticias