Curiosidades

¿Sabías que Pepsi evitó que se desvelará la fórmula de la Coca-Cola en 2006?

pepsi-cocacola
Pepsi y Coca-cola, eternos rivales

Era el año 2006, los agentes del FBI irrumpían abruptamente en la casa de Joya Williams en Atlanta, en el Estado de Georgia, para detener a esta mujer y dos de sus cómplices, Ibrahim Dimson y Edmund Duhaney, como sospechosos de intentar vender la fórmula de la Coca-Cola a su máximo rival en el mundo de la bebida refrescante: Pepsi.

Según la información Joya Williams trabajaba en Coca-Cola e ingenió un plan para sacar partido de uno de los secretos mejor guardados de la bebida. Con esto acudió a la empresa rival para pedir la friolera de 1,5 millones de dólares por entregar esta información confidencial a Pepsi. Lo que no esperaba la trabajadora es que la propia Pepsi sería la que informara a Coca-Cola de las intenciones de Williams y sus compinches.

Un plan para hacerse ricos

Las intenciones de estos delincuentes eran claras: utilizar su posición para sacar tajada de uno de los secretos más perseguidos del mundo empresarial. Joya Williams trabajaba como suministradora de información en Coca-Cola y quiso sacar partido de su posición.

Habló con Dimson para que fuera el contacto con Pepsi y llevara la negociación con la empresa. El plan consistía en contactar con Pepsi para avanzarle un plan futuro de la empresa rival que consistiría en sacar una nueva bebida basada en su famosa fórmula. Dimson se hizo pasar por un ejecutivo de Coca-Cola que comunicó a su rival la idea.

Pepsi fue leal

Pero con lo que Williams y sus dos compinches no contaban, es que en este caso, Pepsi se comportaría con lealtad y buena praxis respecto a su rival. Pepsi no quiso saber nada de los documentos que supuestamente, Dimson y Williams iban a suministrarles, donde se suponía se desvelaba el secreto de la fórmula de la Coca-Cola.

La empresa contactó con el FBI que activó un plan para dar con los responsables de este delito. Un agente se infiltró en Pepsi y se hizo pasar por uno de sus trabajadores para contactar con Dimson y Williams y así llegar hasta ellos.

El agente infiltrado siguió hablando con los delincuentes para obtener más información. Quedó con ellos en pagar una cantidad de 30.000 euros primero, y 45.000 euros después, a cambio de ver algunas muestras de esta importante información. Después, el cebo final fue lo que hizo que los delincuentes cayeran en la trampa.

El supuesto trabajador de Pepsi ofreció 1,5 millones de dólares por toda la información, lo que supuso que Williams y sus dos colaboradores aceptaran. El primer error que cometieron fue abrir una cuenta conjunta que la policía pudo utilizar para llegar hasta ellos.

Poco después fueron detenidos por la policía. Justo una vez realizado el intercambio, en el aeropuerto de Atlanta, volvieron a casa donde fueron detenidos por la policía.

Condenados

Los tres implicados fueron acusados de un delito de robo y conspiración para robar secretos. Tanto Dimson como Duhaney acusaron conjuntamente a Williams como cabecilla de la trama para intentar rebajar sus penas. Los dos fueron condenados. Dimson a cinco años de cárcel y una multa de 40.000 dólares, mientras que su compañero fue condenado a dos años de cárcel.

Por su parte, Williams fue condenada a ocho años de cárcel por intentar robar secretos de fabricación de Coca-Cola.

La compañía de refrescos más grande y conocida del mundo admitió que estaba agradecida por la ayuda mostrada por Pepsi, y endureció su política interna respecto a la información confidencial aplicando sanciones más duras para aquellos empleados que intentasen sacar a la luz los secretos mejor guardados de la compañía.

 

Lo último en Curiosidades y noticias increíbles

Últimas noticias