Animales

Motivos por los que no debes abrazar a tu perro

perro
Aunque pueda parecer lo contrario, quizá no sea tan bueno abrazar a tu perro.

Según una serie de indicadores, los autores del estudio comprobaron que el  81,6 % de los perros que estaban siendo abrazados mostraron un signo de malestar.

Fiel, el mejor amigo del hombre, nos da compañía y cariño. Y nosotros se lo damos, pero aunque pueda parecer lo contrario, quizá no sea tan bueno abrazar a tu perro. Si bien hay muchos perros que están domesticados y estimen los abrazos, un estudio de la Universidad de British Columbia, en Canadá, Estados unidos, comprobó la forma en que abrazamos a nuestros perros, y podría ser que se sienten molestos o con ansiedad.

Según una serie de indicadores, los autores del estudio comprobaron que el  81,6 % de los perros que estaban siendo abrazados mostraron un signo de malestar, estrés o ansiedad. Mientras que sólo el 7,6 % de los perros no mostraban ningún signo incómodo al ser abrazado. El 10,8% restante de los perros mostraban respuestas neutras o ambiguas a ser abrazado.

Así que una mayoría de los perros podrían presentar estrés al notar el abrazo. Aunque vemos como a algunos perros les gusta, y de hecho, buscan el abrazo, muchos otros no, de la misma manera que sucede con los gatos, que suelen huir cuando se encuentran atrapados, aunque sea por su dueño.

Algunos de los signos que suelen tener los perros a los que no les gustan los abrazos son volver la cabeza a para romper el contacto visual, además de presentar las orejas caídas y hacia abajo. Otros bostezan como señal de estrés. Si bien es difícil de que lo hagan, y menos a sus dueños, cuando alguien les abraza fuerte, pueden, incluso llegar a morder. Como decimos una de las razones es que se sienten estresados y algo amenazados y lo únicos que quieren es huir y entonces se defienden.

Hay otras señales que indican que al perro no le gustan los abrazos: Levanta las patas delanteras, quiere irse, gruñe, muestra los dientes, y hace un pequeño mordisco de aviso, que suele ser inofensivo.

Hay que remarcar que, en algunos lugares, de hecho, se enseña a los niños a no abrazar ni besar a su perro para evitar que los niños fueran mordidos. Pero lo cierto es que estas afirmaciones no son del todo exactas y que, como hemos señalado, todo depende del perro.

Lo último en Curiosidades