El compuesto EP055 es la clave del proceso

Las claves del nuevo método anticonceptivo masculino

anticonceptivo
El método que todos esperaban

Los métodos anticonceptivos se presentan como la mejor solución para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual y posibles embarazos no deseados. Los preservativos, el DYU, o la píldora anticonceptiva femenina son algunos de los métodos más utilizados por la población. Sin embargo, hace unos años se trabaja en conseguir un anticonceptivo masculino que pueda ser tan eficaz como el que utilizan las mujeres. En este caso hablamos de EP055, el nuevo compuesto que puede anular la acción de los espermatozoides. Te lo contamos.

Dificultar el movimiento

anticonceptivo
Por el momento, el método anticonceptivo más utilizado es el preservativo

Un grupo internacional de científicos, liderados  por Michael O’Rand, han inventado lo que parece otro intento más de anticonceptivo masculino. En ese caso hablamos de un compuesto denominado EP055  cuya función principal reside en unirse a las proteínas espermáticas con la finalidad de dificultar el movimiento de los espermatozoides sin afectar a las hormonas. Asimismo, es un método que no incluye ningún tipo de efectos secundarios. "El compuesto desactiva la capacidad de la esperma de nadar, lo que limita significativamente las capacidades de fertilización. Esto hace que EP055 sea un candidato ideal para la anticoncepción masculina no hormonal", explica O’Rand.

En la actualidad, solo los preservativos y la vasectomía son los únicos métodos probados que pueden permitir un control de la natalidad en los hombres. También existen numerosos medicamentos en fase de pruebas que pueden funcionar pero que, sin embargo, producen alteraciones en las hormonas naturales masculinas. Un efecto similar al que generan los anticonceptivos en la mujer. Por el contrario, este nuevo método promete ser el definitivo en la búsqueda de la anticoncepción sin efectos secundarios.

anticonceptivo
Una gran noticia para la vida sexual de muchas parejas

Por el momento, las primeras pruebas realizadas en primates machos han sido todo un éxito. El equipo de O’Rand analizó a los monos treinta horas después de la infusión intravenosa del EP055 y los resultados mostraron indicios de una motilidad espermática normal. “A los 18 días de la infusión, todos los macacos mostraron signos de recuperación completa, lo que sugiere que el compuesto EP055 es reversible”, concluye Mary Zelinski, coautora del estudio.

Lo último en Ciencia