Muere a los 79 Ian Wilmut, el padre científico de la oveja Dolly

La oveja Dolly, también llamada oveja de Roslin, fue el primer ejemplo conocido de clonación celular

La ciencia y los animales: la oveja de Roslin

Ian Wilmut Oveja Dolly
Ian Wilmut, 'padre' de la oveja Dolly. (Afp)

Ian Wilmut, el padre científico de la oveja Dolly ha fallecido a los 79 años. Precisamente, este año se han cumplido los 27 desde la creación del animal que supuso un hito de la clonación celular.

Los creadores de Dolly fueron los científicos del Instituto Roslin de Edimburgo (Escocia), Ian Wilmut y Keith Campbell. Dolly fue en realidad una oveja resultado de una combinación nuclear desde una célula donante diferenciada a un óvulo no fecundado y anucleado (sin núcleo).

Su creador, Ian Wilmut era un embriólogo inglés. Hasta 2011 era uno de los líderes del Queeni Medical Research Institute en la Universidad de Edimburgo. Es mejor conocido como el hombre que desempeñó un papel de supervisión en el equipo que en 1996 clonó por primera vez a un mamífero, una oveja llamada Dolly.

Ian Wilmut Oveja Dolly
La oveja Dolly supuso un gran paso para la comunidad científica

Ian Wilmut prestó especial atención a la ingeniería genética de los animales y recibió su doctorado en la Universidad de Cambridge en 1971. Desde su trabajo postdoctoral, ha estado a la vanguardia de la investigación genética.

Dolly, el primer clon de células adultas

La oveja Dolly creada por Ian Wilmut fue el primer clon derivado de células adultas. Murió temprano, en 2003, a los 6 años. En 2005, Ian recibió la licencia para clonar embriones humanos para investigaciones que algún día podrían ayudar a encontrar una cura para la enfermedad de las neuronas motoras. En 2008 recibió el honor de ser nombrado caballero en Inglaterra por sus servicios a la ciencia.

El logro científico abrió las puertas a la clonación terapéutica y la replicación de los embriones de animales con fines de investigación. La derivación de células madre a partir de embriones humanos, por primera vez en los Estados Unidos por James Thomson y Gearhart John, fue un gran avance en este campo, esta práctica también provocó una agria polémica, y el financiamiento del gobierno para esta investigación fue suspendida en varios países, incluyendo Estados Unidos.

A pesar de que la oveja Dolly murió de una enfermedad respiratoria en el año 2003, el doctor Ian Wilmut continuó su investigación en calidad de presidente de la Biología de la Reproducción en el Consejo de Investigación Médica del Centro de Medicina Regenerativa de Edimburgo.

La ética de la clonación de Dolly

Ian Wilmut abordó la cuestión de la ética de la clonación en sus presentaciones, al tiempo que describe el futuro de la investigación en este campo, previendo el increíble progreso que se producirá en farmacología, genética, agricultura y cría. En sus conferencias, también explora los beneficios futuros de la tecnología de clonación y cómo liderará el camino hacia innumerables nuevos avances en cada área de la ciencia.

La célula de la que venía Dolly era una ya diferenciada o especializada, procedente de un tejido concreto, la glándula mamaria, de un animal adulto (una oveja Finn Dorset de seis años), lo cual suponía una novedad.

La historia de la oveja Dolly

La oveja Dolly creada por Ian Wilmut fue en el resultado de una combinación nuclear desde una célula donante diferenciada a un óvulo no fecundado y anucleado (sin núcleo). La célula de la que venía Dolly era una ya diferenciada o especializada, procedente de un tejido concreto, la glándula mamaria, de un animal adulto (una oveja finlandesa-Dorset de seis años), lo cual suponía una novedad. Hasta ese momento se creía que solo se podían obtener clones de una célula embrionaria, es decir, no especializada. Cinco meses después nacía Dolly, que fue el único cordero resultante de 277 fusiones de óvulos anucleados con núcleos de células mamarias.

Por qué se llamó Dolly la oveja clonada

Sobre su nombre, Wilmut comentó: «Dolly proviene de una glándula mamaria, y no pudimos pensar en un par de glándulas más impresionantes que las de la cantante Dolly Parton». Una frase, que ciertamente, hoy en día es posible que no se atreviera a pronunciar. Dolly vivió siempre en el Instituto Roslin. Allí fue cruzada con un macho Welsh Mountain para producir seis crías en total. En el otoño de 2001, a los cinco años, Dolly desarrolla artritis comenzando a caminar dolorosamente, siendo tratada exitosamente con pastillas antiinflamatorias.

Ian Wilmut Oveja Dolly
Dolly Parton.

 

 

Lo último en Ciencia

Últimas noticias