Embarazo

Latido fetal: cuando se siente y cómo escucharlo

El latido fetal puede ser sentido o notado por la madre desde el comienzo del embarazo, pero para poder escucharlo es necesaria una ecografía especial.

latido fetal
Cuándo y cómo se siente el latido fetal

Uno de los momentos más especiales que viven los padres cuando están esperando un bebé, es el hecho de poder escuchar el latido del corazón de su hijo dentro del vientre materno. Os hablamos ahora del latido fetal, cuándo se siente por primera vez y cómo se puede escuchar.

A través de una ecografía o prueba de ultrasonido, los padres pueden escuchar en uno de sus controles ginecológicos, cómo suena el latido de su bebé, pero lo cierto es que muchas mujeres reportan sentir ese latido fetal incluso antes de que el bebé comience a moverse, como si fueran pequeños golpes, es decir, latidos en su propio vientre.

Latido fetal: cuando se siente y cómo escucharlo

latido fetal

El corazón del feto comienza a formarse durante la quinta semana de embarazo de modo que es en ese preciso momento cuando también comienzan las primeras pulsaciones del corazón. No será sin embargo, hasta la sexta semana cuando tal vez la madre sea capaz de sentir el latido fetal, que incluso en ocasiones puede llegar a ser  audible al mismo tiempo que se desarrolla el sistema cardiovascular.

Pero escuchar el latido fetal sin más es prácticamente imposible. Una cosa es que la madre sea capaz de sentir en su interior las pulsaciones del corazón del bebé, pero para poder escucharlo será necesario someterse a una ecografía doppler, que utiliza un dispositivo de ultrasonido en uso que amplifica el sonido del latido,  haciéndolo lo suficientemente fuerte como para escucharlo. Por otro lado, entre la decimoctava y vigésima semana, el corazón del bebé late con tanta fuerza que puede escucharse colocando un simple estetoscopio en su vientre.

Latido fetal: cuáles son los valores y frecuencias

Durante el embarazo, el latido cardíaco fetal es alto y normalmente fluctúa entre 120 y 160 latidos por minuto (lpm), permaneciendo constante solo durante el sueño. Fuera de estos dos parámetros, hablamos respectivamente de bradicardia y taquicardia. Por lo general, al nacer es de solo 110 latidos por minuto.

Con el paso de los meses, el ritmo cardíaco fetal suele reducirse ligeramente. Una de las causas de la disminución es el parto: la contracción de los músculos provoca una reducción en el suministro de sangre y oxígeno a través de la placenta.

Qué significa un latido fetal ausente

El latido fetal ausente no tiene síntomas específicos cuando ocurre, pero la ausencia de un latido es detectable por ultrasonido y cardiotocografía (capaz de medir también las contracciones uterinas).

Si ya no se detectan los latidos del corazón, el médico puede solicitar más pruebas, dependiendo del período de gestación en el que se encuentre la mujer embarazada, ya que si está en las primeras semanas de gestación, el ginecólogo puede posponer el control del latido fetal para una visita posterior , mientras que si se encuentra en una etapa más avanzada del embarazo, tendrá un control cuidadoso y posiblemente se practique una cesárea de emergencia .

Se debe prestar especial atención sin embargo a la presencia de algunos síntomas que podrían indicar un aborto espontáneo, como pérdida de sangre, contracciones y dolor en el abdomen, o un aborto interno, cuyos síntomas son menos evidentes. En estos casos, se debe contactar a un médico de inmediato, quien también evaluará la presencia o ausencia del latido.

Lo último en Bebés

Últimas noticias