Niños

Cuáles son los principales trastornos del sueño infantil

Los trastornos del sueño infantil o parasomnias son mucho más frecuentes de lo que podemos pensar. Detectarlos a tiempo nos ayudará a encontrar un remedio más rápidamente.

Cuáles son los principales trastornos del sueño infantil
Trastornos sueño

Los trastornos del sueño infantil o parasomnias son mucho más frecuentes de lo que podemos pensar. Detectarlos a tiempo nos ayudará a encontrar un remedio más rápidamente. Cuando llega la hora de dormir podemos sumergirnos directamente en una batalla campal, hay días en los que respetar los horarios es un poco más complicado y otros en los que es más fácil de lo esperado. Cómo no sabemos a qué nos enfrentamos, vamos a analizar los trastornos del sueño infantil más frecuentes, de esta manera podremos hacer de la hora de dormir un placer.

Principales trastornos del sueño infantil

  • Los problemas de sueño aparecen especialmente entre los 2 y 3 años, momento en que se pueden manifestar. A veces son problemas derivados de una mala digestión, aparece la intolerancia a la lactosa o alguna dolencia fruto de un mal funcionamiento del sistema.
  • Las parasomnias son todos aquellos problemas que hacen referencia al sueño como miedos nocturnos, sonambulismo, despertares confusos y pesadillas constantes. La calidad del sueño y el desarrollo diario del niño quedará marcada por estos elementos.
  • Las pesadillas son normales, pero no deben repercutir en el sueño. Cuando el niño tiene una pesadilla que le impide dormir durante algunos días debemos consultar al pediatra. Los sueños aparecen en la fase REM y derivan en pesadilla cuando el niño está sometido a un estrés o fatiga extremos. Al despertar los pequeños si recuerdan los sueños, algo que a los mayores nos cuesta más.Cuáles son los principales trastornos del sueño infantil
  • Los terrores nocturnos duran unos 10 minutos y llegan durante los instantes posteriores a que el niño se haya acostado. Aparecen entre los 3 y 6 años, suele ser temporal y están relacionados con la fiebre o algún problema de cansancio extremo. Reflejan síntomas como llanos, sudores o miedos a la hora de dormir. Desparecerán por sí solos a medida que llegue la adolescencia.
  • La somniloquia o sonambulismo son problemas menores. La somniloquia o la capacidad de hablar en voz alta mientras duermen será un problema si comparte habitación. El sonambulismo es más peligro, debemos asegurarnos de que esté la habitación correctamente protegida. Son casos aislados que suelen desaparecer cuando el niño se hace mayor o no está tan cansado después de un día agotador.

Con estos síntomas podremos conocer en primera persona los trastornos que pueden tener los niños. A veces con pequeños ajustes, no someterle a tanto estrés o conseguir que se relajen antes de ir a dormir podemos solucionar la mayoría. En caso de tener cualquier duda, el pediatra nos ayudará a encontrar una solución.

Lo último en Bebés

Últimas noticias