Parto

¿Cómo deshacerse del dolor del suelo pélvico después del parto?

El paso del bebé por el canal del parto provoca un traumatismo local en la mujer, que muchas veces es responsable de dolor en el suelo pélvico. Cómo alivarlo.

Ventajas de fortalecer el suelo pélvico en el embarazo

Causas del dolor del suelo pélvico en el embarazo y cómo tratarlo

Qué es un prolapso del suelo pélvico y su tratamiento

dolor suelo pélvico
Por qué se produce el dolor en el suelo pélvico tras el parto y cómo aliviar

El dolor del suelo pélvico y las disfunciones relacionadas con cualquier traumatismo en esta zona son un problema bastante frecuente tras el parto entre muchas mujeres. Sin embargo, tiende a subestimarse, sobre todo si no está ligado a problemas de funcionalidad como la incontinencia urinaria . En realidad, el dolor del suelo pélvico afecta (y bastante) en la calidad de vida de las mujeres. Os ofrecemos más detalles al respecto, y también, cómo deshacerse del dolor del suelo pélvico después del parto.

¿Por qué duele el suelo pélvico después del parto?

El suelo pélvico es una zona formada por tejido muscular, situada en la parte inferior de la cavidad abdominal. Su función es sostener y proteger los órganos y anexos que se encuentran en esta zona, como el intestino, la vejiga, el útero y las trompas en la mujer. Durante el embarazo, el suelo pélvico es también la zona sobre la que descansa el peso del útero, que aumenta debido a la presencia del feto en crecimiento.

Durante el parto, el suelo pélvico puede sufrir un trauma considerable. El paso de la cabeza del bebé al canal cervical ejerce una presión considerable sobre los tejidos y en particular sobre el perineo, la parte externa del suelo pélvico que se encuentra anatómicamente situada entre el ano y la abertura vaginal. A veces se desgarra el perineo o, para evitar que esto suceda, se hace una incisión en el propio perineo. Todas estas situaciones son fuente de trauma en los tejidos de la zona.

¿Cómo saber si tienes un problema de suelo pélvico?

El dolor del suelo pélvico suele deberse a un problema en la zona, que afortunadamente se puede solucionar en la mayoría de los casos. El dolor generalmente ocurre cuando los tejidos en esta área se ven afectados, por ejemplo:

  • cuando la mujer se sienta sobre una superficie bastante dura, ejerciendo presión sobre el perineo;
  • si tienes problemas de estreñimiento, bastante frecuentes tras el parto y por tanto tienes que hacer un esfuerzo para facilitar la evacuación;
  • cuando tiene que estar mucho tiempo de pie y el peso de los órganos abdominales inferiores descansa sobre el suelo pélvico;
  • durante las relaciones sexuales, incluso si ya han pasado algunas semanas desde el nacimiento.

En estos casos, es importante comentar el problema con el ginecólogo. Si, de hecho, no se toman medidas, las lesiones pueden empeorar con el tiempo y causar dolencias más graves.

¿Cómo diagnosticar problemas en el suelo pélvico?

Si la mujer ha dado a luz recientemente, lo más probable es que el dolor del suelo pélvico esté relacionado con el estrés mecánico del parto. En este caso, un examen ginecológico completo puede ser suficiente para descartar problemas graves, como lesiones o prolapso de órganos. En otros casos, es necesario profundizar con exámenes particulares. Por ejemplo, es útil una ecografía transvaginal, que se realiza insertando suavemente una sonda de ultrasonido completamente inofensiva en la vagina. De esta manera es posible identificar lesiones o alteraciones responsables del dolor. Los hisopos vaginales también pueden ser útiles para descartar la presencia de enfermedades infecciosas como la clamidia .y candidiasis: causantes de inflamación, de hecho pueden ser responsables de dolor local. Solo en casos raros se utilizan investigaciones más complejas, como la resonancia magnética.

¿Cómo aliviar el dolor del suelo pélvico?

Si el dolor se debe a una inflamación o lesiones profundas, en primer lugar es necesario tratar el trastorno con los medicamentos indicados por el médico o mediante la planificación de una intervención. A menudo, sin embargo, es un problema temporal, destinado a aliviarse con el tiempo. Es posible adoptar algunos sistemas para sentirse mejor.

  • Los medicamentos para el dolor solo son buenos por un tiempo limitado. No solucionan el problema de base y, además, no se pueden tomar durante la lactancia;
  • Para aliviar el dolor y la congestión, son útiles los enjuagues con agua fría y las compresas locales que no se congelan;
  • Al sentarse, un cojín en forma de rosquilla evita el contacto entre el perineo y la superficie de asiento, aliviando la presión;
  • Una dieta rica en fibra de frutas, verduras, legumbres y mucho líquido mejora la función intestinal, con beneficios también en el suelo pélvico.

Lo último en Bebés

Últimas noticias