Salud

Catarata congénita en el recién nacido: diagnóstico, síntomas y tratamiento

La catarata suele ser un trastorno relacionado con el envejecimiento, pero en algunos casos ya puede ocurrir al nacer. 

Cataratas: ¿qué son y cuáles son sus síntomas?

¿Cómo afectan las cataratas a nuestra visión?

Cataratas, un problema más que prevalente a los 70 años

catarata
Qué es y cómo tratar la catarata en el recién nacido

Entre las enfermedades oculares más graves, y no sólo en lo que respecta a adultos sino también aquellas que pueden llegar a provocar ceguera infantil, se encuentra la catarata congénita. Una condición que aunque poco conocida, es una de las principales causas de privación visual que puede dañar el sistema visual en desarrollo de un niño. Descubramos más sobre la catarata congénita en el recién nacido con su diagnóstico, síntomas y tratamiento.

Catarata congénita en el recién nacido

Para entender qué es la catarata congénita es necesario conocer el cristalino, uno de los elementos que componen la compleja estructura del ojo y que permite la visión. El cristalino es la estructura transparente situada detrás de la pupila que permite el paso de la luz y enfocar las imágenes.

Desde un punto de vista puramente anatómico estamos hablando de una verdadera lente transparente, elástica y biconvexa, formada por proteínas, que es capaz de cambiar de forma para permitir un enfoque adecuado .

La Sociedad Oftalmológica Española define la catarata como la opacificación del cristalino . Es una condición que generalmente está ligada a la edad (comienza a manifestarse a partir de los 40 años) pero que también puede ocurrir a raíz de traumas y patologías particulares.

La catarata congénita es la forma que se presenta desde el nacimiento o en los primeros meses de vida (y se diferencia de las cataratas del desarrollo que afectan a los niños mayores) y que puede tener una manifestación y gravedad diferente. Puede afectar un solo ojo o ambos y afectar pequeñas áreas periféricas o porciones más centrales; en este último caso la condición es más grave e implica un deterioro del normal desarrollo funcional del aparato visual . Cabe señalar que incluso en formas unilaterales, la catarata congénita puede comprometer la visión de ambos ojos.

El fenómeno de la catarata se produce como consecuencia de varios procesos: la desnaturalización de las proteínas constituyentes del cristalino, la pérdida de la forma helicoidal típica del cristalino y el depósito de sustancias metabólicas . Estos procesos conducen a la pérdida de transparencia del cristalino con la consiguiente reducción de la visión.

Las causas de la catarata congénita

A diferencia de las cataratas seniles relacionadas con la edad, las cataratas congénitas no siempre tienen una causa conocida . En el 30% de los casos depende de factores genéticos (sobre todo en las formas bilaterales), en otros casos la catarata congénita puede ser uno de los signos de otras enfermedades (como el Síndrome de Down y el Síndrome de Turner ).

Las causas de esta condición también incluyen infecciones intrauterinas contraídas en el primer trimestre del embarazo ( toxoplasmosis , rubéola , herpes simple, varicela y sífilis), algunos medicamentos y fármacos que se toman durante el embarazo (cricoesteroides y antibióticos) o incluso la exposición materna a tratamientos con rayos X. .

La diabetes gestacional y otros trastornos metabólicos, así como las anomalías del iris , los trastornos reumáticos y el parto prematuro también son afecciones que pueden provocar cataratas congénitas.

Finalmente, no se deben subestimar los hábitos de la madre en los primeros meses de vida; la exposición al humo del cigarrillo y la desnutrición pueden ser causas y factores de riesgo para este tipo de problemas.

Diagnóstico y síntomas de la catarata congénita

La catarata congénita tiene una sintomatología diferente a la senil. Los bebés con cataratas al nacer tienen un reflejo pupilar blanco (leucocoria). En las fotografías estos niños no tienen el típico efecto de «ojos rojos» y suele ser la primera señal de que los padres sospechan. Además de una sensación de desorientación en el niño que, como lo explica MedlinePlus, no parece ser consciente de su entorno (especialmente en las formas que afectan a ambos ojos), las cataratas congénitas se asocian con una pupila blanca o gris (en comparación con al tradicional color negro) y el nistagmo, los movimientos involuntarios y rítmicos de los ojos (que comienzan alrededor del tercer mes).

Los niños con cataratas congénitas tienen una mayor sensibilidad a la luz y una visión borrosa y nublada.

El diagnóstico, también fundamental en términos de oportunidad para asegurar el mejor pronóstico posible para el niño, consiste en examinar el reflejo rojo . Esta prueba, sencilla y mínimamente invasiva, se realiza en una habitación oscura (la ausencia de luz dilata la pupila) y el médico, mediante un oftalmoscopio, pasa un haz de luz por todas las partes transparentes del ojo hasta la retina. Si el reflejo obtenido es rojo, se excluyen patologías visuales, mientras que si el reflejo es poco intenso, blanco, asimétrico o hay puntos negros, es necesario realizar exámenes oculares para identificar la patología.

Esta prueba se realiza de forma rutinaria en los hospitales antes de que se dé de alta al recién nacido.

Consecuencias y riesgos

Como se anticipó, la catarata congénita es una de las principales causas de ceguera infantil . Especialmente en las formas no tratadas existe el riesgo de una evolución tan negativa. Además, si el diagnóstico es tardío o el tratamiento no es oportuno, el niño puede desarrollar ambliopía y ojo vago permanente .

Además, los niños con cataratas congénitas generalmente experimentan estrabismo cuando el niño trata de ver mejor adoptando una posición asimétrica de los ojos.

Cuidado y tratamiento de la catarata congénita

No existen terapias capaces de resolver las cataratas y la cirugía es el único tratamiento posible. El uso de la cirugía , sin embargo, puede no estar indicado en cataratas congénitas que no sean muy densas o pequeñas. En todos los demás casos, la cirugía debe realizarse lo antes posible, preferiblemente dentro del tercer mes de vida, para garantizar un adecuado desarrollo visual del niño . En el caso de las formas bilaterales, la operación se realiza primero en un ojo y luego en el otro y nunca simultáneamente.

La operación, que se realiza bajo anestesia general, consiste en la incisión del ojo para la extracción del cristalino opacificado y la inserción del artificial. La lente intraocular (LIO) utilizada se elige de acuerdo con la edad del niño para permitir los cambios que afectarán al ojo durante los primeros años de vida.

Si bien la operación quirúrgica ya es estandarizada y segura, no está, como todas las intervenciones, exenta de riesgos. En concreto, las principales complicaciones están relacionadas con el desenfoque de la cápsula posterior (elemento sobre el que se apoya el cristalino) o glaucoma .

La recuperación de la función visual después de la cirugía es menos efectiva en niños que en adultos debido al deterioro de un sistema visual en crecimiento; por eso es preferible intervenir lo antes posible , precisamente para permitir un desarrollo regular.

El pronóstico es generalmente bueno , y los niños con cataratas congénitas operados rápidamente pueden llevar una vida normal y desarrollar una visión normal. Después de la cirugía, la rehabilitación y los controles regulares pueden ser necesarios para recuperar y mantener una buena visión.

Además, como se indica en el Manual MSD , la corrección de la visión después de la cirugía generalmente implica el uso de gafas, lentes de contacto o ambos.

Lo último en Bebés

Últimas noticias