Diferencias entre bebé prematuro y gran prematuro

bebé prematuro
Diferencias entre bebé prematuro y gran prematuro
Comentar

Cuando un niño nace antes de lo previsto todos hablamos de que se trata de un bebé prematuro. No obstante, no tenemos en consideración que también existe el que responde a la definición de gran prematuro.

En el caso de que aún no sepas diferenciarlos, no te preocupes. A continuación, te vamos a indicar cuáles son las características que tienen uno y otro en pro de que puedas tener claro qué les hace ser distintos:

El bebé prematuro

Cuando hablamos del bebé prematuro, por regla general, lo hacemos de una manera genérica para referirse al que nace antes de lo previsto. No obstante, hay que tener en cuenta que se estará usando correctamente para hacer mención al pequeño con estas características:

  • Nace antes de la semana 36 de gestación.

  • Viene al mundo con un peso inferior a los 2,5 kilos.

  • El 10 % de los recién nacidos son bebés prematuros.

  • Los pequeños como estos hay que saber que se toparán con algunos problemas relacionados con lo que es su salud. De ahí que puedan presentar alguna dificultad con lo que es el sistema respiratorio. Asimismo, en otros casos, lo que sucede es que pueden tener alguna alteración de lo que es su capacidad cognitiva. No obstante, lo habitual es que se detecte de manera más o menos temprana.

bebé prematuro
La incubadora es necesaria para el prematuro

El bebé gran prematuro

Por otro lado, también es esencial conocer qué características tiene el gran prematuro pues es la manera de poder diferenciarlo del anterior. En este caso, podemos establecer que estas son sus principales señas de identidad:

  • Es un pequeño que nace antes de la semana 29 de embarazo.

  • En lo que se refiere al peso, hay que destacar que tiene menos de 1,5 kilos.

  • Las cifras y estadísticas que existen vienen a determinar que solo son grandes prematuros entre 1 % y un 2 % de los bebés que vienen al mundo.

Al nacer antes de lo que sería recomendable, este pequeño tendrá que hacerle frente a una serie notable de problemas, entre los que podemos subrayar estos:

  • Se establece que en un 9 % de esos bebés se presentan casos de déficit de atención, retrasos a nivel cognitivo o hiperactividad. Los casos más graves son de parálisis cerebral.

  • El 40 % de estos grandes prematuros experimentan a la larga problemas de audición, de tipo psicomotor, sensoriales…

  • Hasta que le sea posible alimentarse de otra manera, se optará por darle la alimentación mediante una vía.

  • El hecho de que el gran prematuro venga al mundo sin haber acabado de desarrollarse por completo genera que, por ejemplo, sus pulmones no se encuentren lo suficientemente maduros. Por ese motivo, será necesario que el pequeño tenga respiración asistida.

¿Cómo cuidarles?

bebé prematuro
El contacto piel con piel durante la estancia en la incubadora

Aunque cuentan con características diferentes, comparten el hecho de que generan una gran preocupación en sus padres. Y es que requieren cuidados especiales para que puedan superar todas las adversidades citadas y así puedan marcharse tener una vida como la de cualquier otro pequeño.

En concreto, esas atenciones y cuidados son los siguientes:

  • En el hospital permanecerán en la incubadora donde estarán vigilados las 24 horas y recibirán tanto el alimento como la asistencia necesaria en materia respiratoria, por ejemplo.

  • Incubadora esa en la que los profesionales de enfermería harán todo lo posible para que no cuenten con ruidos y para que puedan disfrutar de la luz adecuada en cada momento así como de la temperatura idónea.

  • Es importante que durante su hospitalización y, siempre siguiendo las pautas de los profesionales, se lleve a cabo el contacto piel con piel de los padres con el pequeño. Y es que este, que le hará sentirse seguro y cuidado, contribuirá de un modo especial a su mejora en la evolución.

  • Cuando ya reciba el alta y sea enviado a casa hay que no sobreprotegerlo, estar pendiente de cualquier secuela o síntoma que pueda presentar e incluso no sobreestimularle. Es lógico que los padres sientan que su hijo en sus pocos días de vida ha tenido ya que pasar por varios trances, pero una cosa es cuidarlo y otra “mimarlo” y protegerlo en exceso.

  • Eso sin pasar por alto que es fundamental seguir las indicaciones del pediatra que puede recomendar que, progresivamente, se recurra a profesionales tales como fisioterapeutas.

Síguenos en Facebook y estarás al día de cuestiones y aspectos importantes en relación a tu bebé.

Últimas noticias