turismo

La venta ambulante ilegal campa a sus anchas en la Playa de Palma ante la pasividad del alcalde Hila

La afluencia masiva a las playas por el buen tiempo hacer rebrotar esta práctica ante la inacción de la Policía Local

Vox exige al Ayuntamiento de Palma mayor presencia policial en los principales espacios de afluencia turística

La oposición acusa al Ayuntamiento de Palma de promover la ilegalidad al dar publicidad a los manteros

Ver vídeo

Con un día de sol radiante, una ocupación hotelera media del 70% -con el 80% de la planta ya abierta-, la Playa de Palma está despidiendo esta Semana Santa con muy buenas vibraciones de cara a la inminente temporada turística, pero también con la vuelta de los problemas que acompañan desde hace años el devenir del mayor núcleo turístico de Baleares, como es la venta ambulante ilegal, que ya ha tomado los arenales de la capital balear.

El aluvión de turistas nacionales y extranjeros ha venido acompañado del regreso de los manteros a múltiples puntos de la geografía urbana de Palma y su presencia en Playa de Palma durante el fin de semana está siendo notoria en la recta final de las vacaciones de Pascua.

Hasta ahora el gobierno municipal y, en concreto, la teniente de alcalde socialista del área de Seguridad Ciudadana, Joana Maria Adrover, no ha puesto en marcha este año un plan específico para hacer frente a esta problemática, como vienen exigiendo las patronales del pequeño comercio y los partidos de la oposición. Pero en la coalición de gobierno municipal hay posturas encontradas entre los partidos que lo conforman.

De hecho, la concejala independentista de Modelo de Ciudad de Més per Mallorca Neus Truyol no esconde en las redes sociales su apoyo a este comercio, al igual que sus socios de Podemos en el Consistorio palmesano. Ambos partidos marcan distancias respecto a las políticas de mano dura que exigen oposición y comerciantes, los más afectados, sin duda, por el desarrollo de esta actividad de compra venta ilegal de toda clase de productos.

Precisamente, nada más arrancar esta segunda legislatura del actual gobierno municipal, el alcalde socialista José Hila rechazó una propuesta presentada por Vox en la que se instaba a modificar la Ordenanza de Uso Civico de Espacios Públicos para el endurecimiento de las sanciones contra los vendedores ilegales, con incautación de la ganancia y productos, además de la imposición de multa, negándose también el equipo de gobierno a comunicar la situación legal de residencia de los vendedores.

El jueves día 28, con la temporada a la vuelta de la esquina y los ambulantes tomando ya posición a pie de calle y playa, esta formación presentará al pleno una moción en la que se insta al gobierno municipal a «aumentar la presencia de la Policía Local de Palma en los lugares de mayor incidencia de venta ambulante (Plaza Mayor, Dalt Murada, Ses Voltes, Catedral, Moll Vell y Playa de Palma) ante la presencia masiva de estos vendedores ambulantes y dada la inoperatividad de las fuerzas policiales hasta la fecha.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias