entrevista con la propietaria de El Bungalow

Maleni Bonet: «El Bungalow es patrimonio de los mallorquines y vamos a defenderlo a capa y espada»

La dueña del emblemático restaurante mallorquín afirma que "la política de Costas es muy agresiva con los negocios locales"

"El Bungalow es un negocio familiar con 40 años de historia y su derribo dejará a 20 familias sin empleo"

Salvem El Bungalow convoca una concentración el 6 de noviembre contra el derribo del restaurante

Prohens acusa a Sánchez de reventar la economía del litoral balear con cierres como el del Bungalow

Ver vídeo
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Se llama Magdalena Bonet pero todo el mundo la conoce por Maleni. Es, junto a su familia, la propietaria del restaurante El Bungalow, uno de los más emblemáticos y antiguos de Mallorca y que ahora tiene orden de derribo en aplicación del nuevo reglamento de la Ley de Costas. El local se ubica junto al mar en una casa del siglo XIX del barrio palmesano Ciudad Jardín y el restaurante tiene 40 años de historia. Cuatro generaciones de mujeres han llevado el restaurante que ahora cuenta con 20 empleados. «Por todo esto y muchas cosas más vamos a luchar para salvar El Bungalow», afirma Maleni Bonet mientras sigue con los preparativos de la gran manifestación que se celebrará el domingo en defensa del local.

Pregunta.-¿Cuál es la situación actual del Bungalow?

Respuesta.-La situación actual es que vamos a manifestarnos el domingo para proteger y defender la existencia de El Bungalow. Estamos teniendo una respuesta masiva. La gente está indignada con el tema y nosotros vamos a defender El Bungalow a capa y espada porque consideramos que este local no hace daño a nadie, que da trabajo y da satisfacción a la gente que viene. Ni impedimos el paso y el disfrute de la playa, ni impedimos la vista al mar ni a los vecinos ni a los paseantes. Tenemos una relación estupenda con los vecinos y con todo el mundo. No creo que hagamos mal a nadie y eso lo vamos a defender hasta donde haga falta.

P.-¿Cuál es la historia de El Bungalow?

R.-El Bungalow tiene ya 40 años de historia como restaurante. Antes era una casa. El historiador Pere Galiana ha descubierto y ha confirmado que la casa es del siglo XIX  y vamos a hacer lo posible para conservarla.

P.-Es un negocio familiar.

R.-Mi familia compró esta propiedad. La compró mi bisabuelo como regalo de boda para mi abuela Magdalena Oliver. El Bungalow ha tenido muchos usos antes de ser restaurante. Fue anexo a un hotel que tenía mi familia aquí cerca, que ahora se ha convertido en pisos. En el año 1983 se convirtió en restaurante con todos los permisos pertinentes, por lo que son ya 40 años que llevamos trabajando aquí en los que han pasado cuatro generaciones de mujeres. Actualmente, hay 20 personas que llevan toda la vida trabajando aquí y por ellos y por todo lo demás vamos a defender esta casa.

P.-¿Qué opina del empeño de Costas y del Govern de Francina Armengol en derribar El Bungalow y otros locales y chiringuitos de la costa?

R.-La política de Costas es muy agresiva con los negocios locales que han estado toda la vida. A gente que había tenido permiso hasta ahora se lo han denegado. A nosotros nos han denegado el permiso presentando un proyecto que evidenciaba que no hacemos daño a nadie. Y es una política decidida desde Madrid que no atiende a la realidad de la costa balear.

P.-¿Y qué se puede hacer contra la decisión de Costas avalada por el Govern balear de derribar El Bungalow?

R.-Hay que intentar que la Ley de Costas no sea como una red de arrastre que se lo lleve todo por delante. Es importante conservar nuestro paisaje natural y nuestro paisaje cultural. Hay que permitir que la gente disfrute de la costa, que los mallorquines puedan seguir disfrutando de la costa. Esto es algo que no tiene que cambiar. Y es necesario que los sitios antiguos, emblemáticos e históricos continúen abiertos para todos los mallorquines.

P.-¿Han mantenido contacto con el Govern de Armengol?

R.-No hemos recibido ningún apoyo del Govern balear. Por parte del PP sé que Marga Prohens estuvo el miércoles en el Congreso de los Diputados cuestionando a la ministra responsable de Costas. Prohens estuvo defendiendo nuestros intereses ante las instituciones que gobiernan actualmente la Isla. Por parte del Govern no hemos recibido ningún tipo de información.

P.-¿Les han notificado ya cuándo se va a derribar El Bungalow?

R.-En marzo. Nos notificaron que teníamos un plazo de seis meses que finaliza en marzo. Hemos presentado alegaciones a la negativa de Costas a darnos la concesión y estamos esperando respuesta. Tenemos el apoyo de las asociaciones de afectados por Ley de Costas de Mallorca e Ibiza. Las dos asociaciones se han puesto en contacto con nosotros. En algún momento supongo que haremos una acción conjunta porque es importante que todo el mundo vea que hay un problema grave y muy generalizado en la costa.

P.-¿Todavía confía en poder salvar El Bungalow del derribo?

R.-Vamos a ver qué sucede. Nosotros todavía no sabemos qué va a pasar,
pero sí sabemos que hay que hacer presión. Hay que hacer comprender a Costas que sus intereses no son lo intereses de los mallorquines. Los mallorquines tenemos mucho que decir sobre la Ley de Costas y sigo confiando en que esta ley se trabaje más y que se protejan los lugares emblemáticos y con historia.

P.-¿Y el domingo, qué sucederá?

R.-Bueno, el domingo esperamos una presencia masiva de los
mallorquines, porque contamos con un enorme apoyo. Nos ha apoyado gente famosa, clientes nuestros, la sociedad en general. Vas por la calle y todo el mundo te anima, todo el mundo te apoya. Yo creo que va a haber mucha gente y es muy importante que venga mucha gente porque el pueblo tiene que hacerse oír. La gente tiene que ver que a nosotros, los mallorquines, no nos gusta que nos quiten lo que hemos tenido toda la vida para darlo a no sé quién. No sé quién vendrá después de nosotros pero posiblemente no serán mallorquines los que ocupen la costa en el futuro.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias