TRIBUNALES

Doce años de cárcel para un profesor de Palma por pornografía infantil tras ser denunciado por su propia familia

El hombre instaló una cámara en el baño de su casa con la que grabó a sus hijos y a amigas de ellos

La familia lo descubrió al encontrar un disco duro con multitud de archivos pedófilos

Un profesor de baile de Palma niega en el juicio haber abusado sexualmente de un alumno

Fachada de la Audiencia Provincial de Baleares.
Fachada de la Audiencia Provincial de Baleares.
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Un profesor de instituto ha sido condenado este lunes a 12 años y tres meses de prisión por instalar una cámara en el baño de su casa, donde grabó a su hija menor de edad y a una amiga de ésta completamente desnudas. Además encontraron que en un disco duro tenía multitud de archivos de pornografía infantil. El hombre también ha quedado inhabilitado para ejercer como docente durante 32 años.

Según ha informado la agencia Europa Press, el hombre ha aceptado la condena tras reconocer que cometió varios delitos de posesión y elaboración de pornografía infantil. «Fue una situación que se me fue de las manos», ha declarado en la Audiencia Provincial de Baleares, donde ha pedido «perdón» a las víctimas.

En una vista en la Audiencia celebrada este lunes 7 de noviembre, el profesor ha confirmado que instaló una cámara en el baño de su casa, donde grabó a su hija menor de edad y a una amiga de ésta mientras se cambiaban o se duchaban.

Al mismo tiempo, el procesado tenía un disco duro con multitud de archivos de pornografía infantil. Uno de sus hijos fue el que lo descubrió mientras usaba el ordenador familiar, encontrando un «extenso» número de archivos, vídeos y fotografías de carácter pedófilo, tal y como ha declarado el joven en la vista.

El chico, además, descubrió que entre las imágenes había vídeos en los que se reconoció a sí mismo, a sus hermanos y a una amiga de su hermana en el baño de casa. La cámara estaba enfocada de manera que se podían ver partes íntimas y se les reconocía perfectamente. Había «mucha cosa» y no lo miró todo.

«Lo primero que hice fue avisar a mi hermana y hermano porque estaban todos en casa», ha explicado. Su hermano hizo una copia del contenido del disco duro de su padre. El original desapareció pero entregaron esta copia a la Guardia Civil, que detuvo al hombre al recibir una denuncia por parte de su mujer.

«Durante un tiempo intentamos convivir como si no hubiera pasado nada para después denunciarlo todos juntos», ha contado el joven. El hermano mayor, por su parte, si bien no ha querido a contestar a dos preguntas del interrogatorio, también ha corroborado que había vídeos de carácter pornográfico en ese disco duro y que reconoció a varias personas. Cabe señalar que los dos hijos del acusado han prestado testimonio separados por un biombo de su padre.

Pese a todo, el procesado ha declarado que «no había delinquido nunca» antes de los hechos y que no ha vuelto a delinquir después. También ha sostenido que cuando fue «consciente» buscó ayuda psicológica para intentar «arreglar» las cosas. «Pido perdón a todo el mundo y quiero expresar mi arrepentimiento por lo que hice», ha dicho el profesor, que ha pagado 10.000 euros en el Juzgado como compensación para una víctima.

Conversaciones con una menor

Por otro lado, el acusado también ha reconocido haber contactado con una menor de Galicia a través de un perfil falso en una red social para conseguir que le enviara imágenes íntima. 

La joven ha contado que el perfil le respondió a una historia de Instagram y empezaron a hablarse por esta red social, y a partir de ahí intercambiaron números de teléfono y comenzaron a hablar por WhatsApp. «Me dijo que tenía 17, y después dijo que cumplía los 18», ha detallado la menor, que ahora tiene 17 años.

El hombre comenzó a pedirle fotografías e incluso un vídeo íntimo, y ella accedió. En algún momento le llegó a plantear verse en persona, pero nunca llegaron a concretarlo. El hombre también le pidió la dirección de su casa. «Dijo que me quería hacer un regalo para mi cumpleaños, y me llegó una cadena por correo», ha contado la víctima.

La niña no tenía la menor idea de que con quien se estaba mensajeando era un adulto mucho mayor que ella. Se enteró cuando un Juzgado la llamó a declarar. Como consecuencia de estos hechos sufrió ansiedad y ha requerido tratamiento psicológico.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias