Salud

Progesterona: qué es y cuáles son sus efectos secundarios

Progesterona
La progesterona se utiliza durante el embarazo
0 Comentar

En la vida de una mujer son muchos los momentos en los que las hormonas juegan un papel fundamental. Lactancia, menstruación o menopausia pueden aumentar o disminuir la cantidad de estrógeno. La progesterona es uno de los tratamientos que más se utilizan en estos casos. ¿Para qué sirve y cuáles son sus efectos secundarios?

¿Qué es la progesterona y para qué sirve?

progesterona
La progesterona es una hormona facilita que el embarazo transcurra con normalidad.

Es una hormona sexual liberada por los ovarios, cuya función durante la menstruación disminuir la cantidad de estrógenos en el útero. 

A nivel de salud, se administra como un medicamento que forma parte de la terapia de reemplazo hormonal para tratar los síntomas de la menopausia y reducir el riesgo de contraer cáncer de útero. También se usa para provocar la menstruación en las mujeres que han dejado de menstruar.

Durante el embarazo una de las razones por las que se puede producir un aborto es tener un bajo nivel de hormonas. Por lo tanto, inyectar de progesterona puede normalizar los niveles hormonales y permitir que el embarazo continúe.

Tras el parto y durante el período de lactancia, ayuda a preparar las glándulas mamarias  para la segregación de leche.

Administración de progesterona

progesterona
La progesterona se puede administrar con inyecciones.

Existen varios medios de suministro:

  • Inyecciones: se aplican en las nalgas por un profesional cualificado.
  • Gel vaginal.
  • Supositorios vaginales.
  • Tabletas orales (en caso de sangrado irregular en la menstruación.

Efectos adversos de la progesterona

progesterona
Esta medicación tiene varios efectos secundarios que pueden ser graves.

La progesterona pueden causar anormalidades en la coagulación de la sangre. Por ello, si se presenta alguno de estos síntomas hay que acudir al médico de forma urgente:

  • Dolor en los senos o hipersensibilidad en la zona.
  • Malestar estomacal.
  • Dolor de cabeza o migrañas.
  • Vómitos, diarrea o náuseas.
  • Dolor en los músculos, articulaciones o huesos.
  • Estado anímico variable.
  • Secreción vaginal.
  • Dificultad para orinar.
  • Adormecimiento de las extremidades.
  • Falta de coordinación.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Visión borrosa.
  • Hemorragia vaginal.
  • Urticarias, erupciones en la piel.
  • Hinchazón de la cara, garganta, lengua, ojos o labios.
  • Dificultad para tragar y respirar.
  • Depresión.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias