El nuevo presidente podría eliminar también regulaciones para facilitar la instalación de fábricas en su territorio

Donald Trump ofrecerá una gran rebaja de impuestos a Apple si fabrica en EEUU

Donald Trump ofrecerá una gran rebaja de impuestos a Apple si fabrica en EEUU
donald-trump-iphone

Aunque no es exactamente hablar de nuevos súper smartphones y tecnologías avanzadas que pueden cambiar nuestro día a día, uno de los asuntos que ha generado mucha atención en el sector tecnológico tiene que ver con la victoria de Donald Trump, el próximo presidente de EEUU que puede cambiar muchos aspectos en el panorama del comercio internacional y, precisamente, tiene fijación con la compañía de Tim Cook. En campaña, Trump llegó a decir que habría que boicotear los productos de Apple por no colaborar con el FBI y ahora parece dispuesto a cumplir otra de sus promesas electorales que es hacer que Apple tenga sus fábricas en EEUU. Pues bien, a pesar de que el CEO de Apple, es cualquier cosa menos defensor de Trumpy ya ha explicado que no es posible a día de hoy fabricar sus productos en EEUU, según una entrevista que publica hoy el New York Times, el nuevo presidente puede poner las condiciones para que la compañía de la manzana acabe fabricando, al menos parte de su producción, en su territorio en lugar de en China. Según la entrevista, Donald Trump va a dar incentivos fiscales y legales suficientes a compañías como Apple para que vuelvan a fabricar en Estados Unidos.

Hace unos días se ha sabido que Apple, adelantando esta situación, ya ha estado explorando con sus fabricantes, Foxconn y Pegatron, la posibilidad de llevar parte de la producción de los iPhone a Estados Unidos. Y ahora, esta posibilidad se hace más real que nunca tras esta entrevista en la que Donald Trump ha dicho que “será una gran victoria (un gran logro) para él conseguir que Apple vuelva a fabricar en EEUU” (lo que significa que se lo toma como un asunto personal). El presidente electo de EEUU asegura que va a crear incentivos suficientes para que Apple fabrique en EEUU (y seguramente creará además barreras para productos chinos), incluyendo una importante rebaja de impuestos y una radical eliminación o flexibilización de las regulaciones que hacen también que sea más caro o más complejo fabricar dentro de sus fronteras. Según Trump esas regulaciones hacen difícil que se creen nuevas empresas y está haciendo que las que ya hay se ahoguen.

donald-trump-entrevista-new-york-times

Así, parece que Donald Trump no sólo va a poner las cosas más difíciles a los productos fabricados en China (se dice que podría introducir aranceles de hasta un 45 por ciento, lo que sin duda crearía una guerra comercial de la que puede salir muy perjudicada, ya que China no es sólo productor sino también consumidor de productos de EEUU). Además, Trump puede intentar poner las cosas más fáciles en su territorio o dar grandes incentivos para que el país recupere parte de su poderío industrial que ha quedado muy disminuido en las últimas décadas.

Y es que como ha explicado en otras ocasiones Tim Cook (entre otras cosas porque Obama ya exploró también la posibilidad de que Apple fabricase en EEUU), China ha puesto un gran foco en la industria en los últimos años, mientras que en EEUU cada vez hay menos infraestructuras y personas con la formación necesaria para fabricar productos de alta tecnología. Además, China se beneficia de la cercanía geográfica, ya que no solo las plantas de ensamblado se encuentran allí sino que también lo están los fabricantes de componentes como chipsets, pantallas, memorias, etc.

Lo último en Tecnología