Los incendios de Navarra provocan el desalojo de más de 1.000 personas de una docena de localidades

Incendio Navarra
Uno de los incendios de Navarra (EP)

La situación de los incendios de Navarra sigue siendo crítica. Las autoridades han evacuado a unas 1.000 personas de 13 localidades distintas por la cercanía de las llamas. Según ha informado el sistema de emergencias de la Comunidad Foral, los municipios que han sido desalojados son San Martín de Unx, Ujué, Maquirriain, Sansoáin, Olleta, Lerga, Amatriain, Arzoz, Viguria, Artazu, Eslava, Guirguillano y Gallipienzo.

El 112 también ha informado de que, en estos momentos, no hay afecciones en la red principal de carreteras, pero ocho vías secundarias permanecen cortadas para facilitar las tareas de extinción. En las labores están trabajando unos 650 agentes del cuerpo de Bomberos, guardas forestales, dispositivos de la Guardia Civil y la Policía, así como cinco aviones FOCA y 10 helicópteros.

En estos momentos, continúan activos los fuegos de Iracheta y de Guesálaz, pero avanzan lentamente. Mientras, las autoridades han logrado estabilizar los incendios de Los Arcos, Los Abetos y Ezkaba. En este sentido, el vicepresidente del Gobierno autonómico, Javier Remírez, ha afirmado que la situación sigue siendo «sensible y delicada», ya que dos de los focos, el de la zona de Legarda y de San Martín de Unx, siguen «intensamente activos».

«Hoy podemos decir, tras la reunión de la mesa de crisis, que tenemos ahora mismo sobre todo dos focos activos, muy intensamente activos, que hacen que la situación sea sensible y delicada en estos momentos todavía», ha indicado al respecto. Tras esto, ha reconocido que el foco que más preocupa es el de la zona de Obanos-Muruzabal, que «ha ido evolucionando hacia la zona norte de Puente la Reina en un flanco, y hacia la sierra del Perdón en otro».

El segundo foco preocupante es el de San Martín de Unx, «que ha ido derivando hacia la zona de la Valdorba». Sin embargo, se encuentran en «situación de estabilización y vigilancia» el de la zona de la Bardena, Valtierra y Arguedas; el de Los Arcos, y el del monte Ezkaba, en torno a San Cristóbal y en las proximidades de Berriozar. Según Remírez, éste último, «aunque era pequeño, por la proximidad a núcleos habitados de la Comarca de Pamplona ofrecía un poco más de preocupación».

El portavoz ha explicado que el hecho de que estos tres focos se encuentren en situación de estabilización y vigilancia significa que «en principio se da el fuego por controlado, pero la propia situación meteorológica obliga a hacer una vigilancia y que se mantengan equipos sobre el terreno para evitar que se puedan reavivar».

En cuanto al número de personas que se encuentran trabajando en las labores de extinción, Remírez ha apuntado que habrá que hacer un «recuento específico», pues a los 650 efectivos del cuerpo de bomberos y bomberos forestales, se les sumarían los de guarderío forestal, Guardia Civil, Policía Foral, y recursos de otras comunidades limítrofes como País Vasco, La Rioja o Aragón.

Ante esta situación, el Gobierno de Navarra ha pedido a aquellos que están realizando el Camino de Santiago y que atraviesan zonas afectadas, que permanezcan en sus alojamientos. «Especialmente, quienes tengan pensado realizar la etapa entre Pamplona y Puente la Reina y el camino Aragónes», han señalado.

Lo último en Sucesos

Últimas noticias