Detenido un miembro de ‘La Manada’ tras robar en El Corte Inglés e intentar atropellar a un vigilante

Ángel Boza, miembro de La Manada, ha sido detenido por robo y agresión en Sevilla.

Ángel Boza puede enfrentarse a delitos de hurto y contra la seguridad vial

Fue sorprendido cuando intentaba robar unas gafas de sol Oakley

Uno de los miembros de ‘La Manada’ ha sido detenido en la tarde de este miércoles en Sevilla cuando después de intentar robar unas gafas de sol en El Corte Inglés del barrio de Nervión. En su huida, el joven trató de atropellar a un vgilante de seguridad.

Se trata de Ángel Boza quien, además, ya tenía el carnet de conducir suspendido, por lo que también se enfrenta a un posible delito contra la seguridad vial, además del hurto. El individuo fue detenido en la avenida de menéndez Pelayo conduciendo su vehículo. Dos vigilantes le habían sorprendido robando unas gafas de sol de la marca Oakley.

Según la información que ha ofrecido la Policía Local de Sevilla, agentes del Grupo Giralda -de la Policía Turística- detuvieron a Boza. “Los agentes de seguridad privada persiguieron al posteriormente detenido hasta los aparcamientos del mismo donde tenía estacionado su vehículo. Lejos de atender las indicaciones de los vigilantes, arremetió presuntamente con su coche contra dos vigilantes, que resultaron lesionados y precisarán asistencia médica aunque su estado no reviste gravedad”

El Ayuntamiento de la localidad hispalense ha confirmado la detención a través del perfil oficial de Emergencias de Sevilla en las redes sociales. “Policía Local de Sevilla detiene a un miembro de La Manada por intento de robo y agresión en un centro comercial de Sevilla. Ampliaremos información” han informado.

Se trata de uno de los cinco integrantes del grupo ‘La Manada’ que fue condenado el pasado mes de abril a nueve años de prisión por un delito de abusos sexuales a una joven durante las fiestas de San Fermín en 2016. Los cinco miembros quedaron en libertad el pasado 22 de junio tras pagar cada uno los 6.000 euros de fianza impuesta para eludir la prórroga de la prisión provisional.

Además, los cinco integrantes del grupo tienen prohibida la entrada a la Comunidad de Madrid, donde reside la víctima, al igual que toda comunicación con ella; se les retiró el pasaporte -que uno de ellos intentó renovar-, y se les prohíbe salir del territorio nacional sin autorización judicial.

Temas

Lo último en Sociedad