Hábitos

¿Sabes cuáles son las peores bebidas para tus dientes?

dientes
Las bebidas con un alto contenido en azúcares suelen ser las peores para los dientes.

Unos dientes sanos contribuyen a tener un estado saludable general. Ahora bien, hay determinados alimentos y bebidas que hacen que nuestros dientes puedan estropearse, y con el tiempo, aparecer caries y muchos otros problemas bucodentales. Es fundamental centrarnos en una buena higiene dental y de paso mejorar nuestro hábitos.

Las bebidas con un alto contenido en azúcares suelen ser las peores para los dientes. Perjudican seriamente la placa bacteriana y provoca que los microorganismos se depositen en ellas y en toda la boca en general.

Bebidas carbonatadas

Suelen ser bebidas que tienen muchos azúcares y el pH está alrededor de 2,5, lo ofrece una importante cantidad. Cuando una bebida tiene un pH inferior a 5 determina que sea ácida y entonces puede erosionar nuestros dientes.

Café

Además de aportar cafeína, que nos puede excitar algo más, el café, a la larga, tiñe los dientes y pueden oscurecerlos en gran manera. Además, su pH es ligeramente inferior a 5.

Bebidas energéticas e isotónicas

Aunque se toman tras un ejercicio intenso, no suelen ser demasiado saludables para el organismo. Y además aportan gran cantidad de azúcar, siendo su pH de entre 2,8 y 3,4.

Zumo de limón

Este zumo suele recomendarse para tener buena salud y adelgazar. Pero presenta acidez y también puede estropear los dientes de la boca.

Zumo de naranja

El zumo de naranja natural es excelente, pero si abusamos su pH es de alrededor de 3,9.

Cerveza

Esta bebida aporta diversos beneficios para nuestra salud. Pero en exceso da lugar a obesidad y también acaba siendo un riesgo para los dientes porque tiene un pH de 4,2, lo que es inferior a 5.

Algunas de estas bebidas son saludables para el organismo, de manera que no tenemos porqué eliminarlas, pero sí reducirlas en la medida de los posible.

Lo mejor para que los dientes estén sanos es extremar nuestra higiene bucodental y esto pasa por:

  • Cepillarnos los dientes tres veces al día, especialmente tras cada comida.
  • Visitar al dentista para realizar revisiones una vez al año.
  • Alimentarnos correctamente con una dieta baja en azúcares.
  • Hacer caso de las recomendaciones de nuestro dentista en caso de que sea necesario aplicar un tratamiento.

Temas

Lo último en Salud

Últimas noticias

. . . . . . . . .