Deportes

Beneficios de la natación para los niños

natacion niños
¿Por qué es bueno que los niños practiquen natación?
Comentar

La Organización Mundial de la Salud, la OMS, recomienda a los niños y adolescentes de 5 a 17 años de edad practicar al menos 60 minutos diarios de actividad física moderada o intensa. Y esto debe incluir actividades que fortalezcan los músculos y huesos, por lo menos tres veces a la semana. Es por ello que el ejercicio físico de forma general y regular es absolutamente necesario y saludable en los niños. La natación es un deporte dinámico que aporta muchos beneficios para los más pequeños. Descubre a continuación por qué es bueno que los niños naden.

Movimiento y salud: Al moverse, los niños ganan en ejercicio y salud. La natación permite que el esfuerzo sea mayor y ayuda a mejorar la condición física, especialmente de los más pequeños.

Relax y bienestar: El ejercicio aporta una gran sensación de relax y bienestar en todas las edades. Pero cuando son pequeños necesitan muchos incentivos para dormir bien y relajados. Con el deporte el niño se relaja, se estimula el apetito, y come mejor y además de conseguir dormir las horas necesarias y estar así más descansados el día siguiente para afrontar una nueva jornada. En consecuencia, mejoran su carácter y su comportamiento.

Aprenden a nadar: Todo deporte es bueno no solamente para ganar salud sino para aprender. Con la natación, pueden flotar en el agua, nadar, hacer ejercicios intensos y mucho más. Es una forma de que vaya más seguros a la hora de disfrutar en la piscina y en la playa, y así ser mucho más autónomos.

Se sociabilizan con los demás: Aunque algunas veces la natación puede ser un deporte individual, también lo es grupal. El hecho de practicar en la piscina fomenta la socialización con otros niños. Se hacen nuevos amigos y se aprende de los demás.

Un deporte completo: La natación es un ejercicio totalmente completo. Movemos todos los músculos, hacemos fuerza, ganamos en flexibilidad, aprendemos a respirar, se mueven piernas, brazos y tronco.

Seguridad y autoconfianza: Una vez aprenden a nadar, los niños se sienten cada vez más seguros y aumentan su autoconfianza, tanto en el medio como con los demás y con ellos mismos. El autocontrol y la confianza en ellos son importantes.

Un juego divertido: Para los pequeños el deporte debe ser algo divertido. Y normalmente la natación les estimula tanto que acaba siendo un juego más.

Últimas noticias