Vox cede, Bildu impone

Vox cede, Bildu impone
opinion-VOX-BILDU-interior

Ximo Puig ha comparado este jueves el pacto de PP, C’s y Vox con las alianzas con los amigos de la ETA: EH Bildu. El momento político ha querido que ambas fuerzas hayan jugado un papel crucial en la gobernabilidad de dos comunidades tan importantes como Madrid y Navarra. Mientras la izquierda resta Mientras la izquierda resta legitimidad a los de Abascal, les insultan -desde IU les han llamado "nazis"– y les sitúan más a la derecha que la Liga Norte de Matteo Salvini o la Agrupación Nacional de Marine Le Pen, el PSOE se echa en brazos de los herederos de Batasuna, el brazo político de la ETA. Y a todo el mundo le parece bien. Algo que demuestra las tragaderas de un partido y unos votantes que han sufrido la lacra del terrorismo en sus carnes.

El ‘módico’ precio que deberá pagar Pedro Sánchez –que no olvidemos será investido también gracias a los proetarras– es la euskaldunización de la Comunidad Foral de Navarra. El retroceso, la imposición y la falta de libertades. El presidente del Gobierno y su marioneta en Pamplona, María Chivite, han rendido a los navarros de bien ante los proetarras. La nueva presidenta de la Comunidad Foral, que hace dos años criticaba a los que ahora son sus socios –Geroa Bai– por la imposición del euskera en una sociedad que ni tenía la tradición de hablarlo ni lo demandaba, es la misma que ahora defiende que la lengua debe tener cabida en toda Navarra.

Los socialistas saben que cualquier decisión, cualquier política, los presupuestos… todo, dependerá de cómo se hayan levantado ese día los Otegi y compañía. ¿Merece la pena el precio pagado para tan poca pesca? Sánchez piensa que para seguir ocupando La Moncloa, sí.

Mientras, en Madrid, Isabel Díaz Ayuso contará con el apoyo principal de Ciudadanos para liderar la comunidad más pujante de España. Vox pidió una reunión, una foto, un gesto. Y no ha tenido casi nada. Al final, ha cedido. ¿A cambio de qué? Pues a cambio de formar un gobierno que mantenga a la Comunidad de Madrid como el principal motor de crecimiento de la economía española; a cambio de que se bajen los impuestos y a cambio de que Madrid se convierta en el espejo en el que se miren todas las autonomías españolas, una fuente de progreso y bienestar de verdad.

Despreciar a los más de 2.600.000 españoles que votaron a Vox en las pasadas elecciones generales, mientas se vuelve a ceder y a blanquear a los amigos de los carceleros de Ortega Lara, que únicamente obtuvieron 258.840 votos en toda la Península Ibérica, es un despropósito. Porque Vox , gusten o no sus ideas, y puedan o no implantarlas, siempre se regirá por el Estado de Derecho, por el imperio de la Ley, mientras que los bilduetarras lo que quieren, igual que sus socios de ERC, es romper ese mismo Estado desde las instituciones.

Lo último en Opinión