Esta no es la ejemplariad que predica C’s

Esta no es la ejemplariad que predica C’s

Ciudadanos está siendo protagonista de una serie de deshonrosos acontecimientos que están dañando gravemente la imagen del partido. Al pucherazo en las Primarias de Castilla y León y la consiguiente anulación de la victoria de la candidata Silvia Clemente, se suma ahora un nuevo escándalo que apunta directamente a Francisco Lacasa, jefe de seguridad de la formación naranja. A través de un intermediario, el máximo responsable de los actos públicos a los que acude Albert Rivera ha estado negociando con Francisco Álvarez, uno de los altos mandos policiales de los GAL condenado a 9 años de prisión por el secuestro de Segundo Marey, dossieres confidenciales sobre rivales políticos y nuevos fichajes a razón de 2.000 euros por ejemplar. Así lo confirma, no sólo la información desvelada por OKDIARIO, sino también una denuncia presentada esta misma semana ante la Fiscalía donde se pone en conocimiento del Ministerio Fiscal un presunto delito de revelación de secretos. Una falta que está tipificada en el Art. 197 del Código Penal que acarrea una pena de uno a cuatro años de prisión.

Las negociaciones entre Lacasa y los intermediarios del ex comisario de Policía, que se llevaron a cabo en la sede madrileña de Ciudadanos ubicada en la calle Alcalá, no se llegaron a cerrar. Sin embargo, el mero gesto de sentarse en una mesa de negociación con la intención de conseguir información confidencial como antecedentes penales o datos tributarios y sanitarios de terceros para usarlos con fines partidistas, dejan la credibilidad de C’s bajo la espada de Damocles. Si Rivera pretende concurrir a los comicios del 28-A y el 26-M con la ejemplaridad de la que presume, debe destituir de inmediato a Lacasa y aclarar si actuaba de motu proprio o bajo la supervisión de miembros de la cúpula de Ciudadanos.

No es ni ético ni estético que el líder naranja tenga entre sus filas a un dirigente que coquetea con prácticas mafiosas como estas. Si Rivera no depura responsabilidades en las entrañas de su partido y no pone orden en sus filas, tendrá que dejar de blandir la bandera de la regeneración política y perderá uno de los ejes fundamentales de su discurso. Ciudadanos lleva demasiado poco en el tablero de la política como para permitirse una mancha de tal envergadura en su historial.

Lo último en Opinión