Chantajes, suspensos y mala educación

Un sistema educativo en consonancia, por desgracia, con los nacionalismos radicales es el caso que sufre Baleares. En España, como saben, hay un gran problema de fracaso escolar y se debe, sobre todo, a dos cosas: el modelo educativo y la injerencia totalitaria monolingüista. Es importante destacar que en España no ha habido una crítica seria al modelo educativo, un modelo donde la prioridad es que todo el mundo titule ‘Modelo de la Escuela Comprensiva o Global’, tal y como lo denominan, que significa que debe nivelarse a todos los alumnos. Esto hace que la exigencia en la enseñanza se rebaje obligatoriamente para todos y que deba aplicarse en muchas ocasiones un aprobado fácil, el cual está sorprendentemente estipulado. Y es un modelo que, como diría Carlos Serra, castra vocaciones, tanto para muchos profesores como para la enseñanza y aprendizaje de los alumnos que quieren o necesitan más nivel y, en definitiva, para una mejor preparación en general.

Además de eso, como decíamos, encontramos otro gran problema que es el sistema de inmersión lingüista obligatoria catalanista. Pongamos el caso de Baleares, aquí no se puede escolarizar en la enseñanza pública a un niño en español, todas las asignaturas son en catalán, te guste o no, lo entiendas o no, acabes de llegar o no, aunque suspendas todo por ello. Contraviniendo incluso a la Unesco y sus estudios sobre la idoneidad de la lengua materna o a todas las asociaciones pedagógicas del mundo o a la misma experiencia de la Comunidad Autónoma, pero eso parece que les da igual. Primero, dejemos claro que la Constitución dice que todos los alumnos tienen derecho a estudiar en todas las lenguas coofociales, es decir, el español en todo el territorio y la lengua cooficial que sea en cada parte del mismo, pero en Baleares tenemos un sistema de monolingüismo obligatorio.

Esto no es sólo es que vulnere, a todas luces, los derechos, sino que, además, ralentiza el aprendizaje y en muchos casos lleva al alumno a repetir curso. Es decir, se toma el colegio como una escuela de idioma y no como un liceo del conocimiento en el que elevar el nivel o mejorar la enseñanza. Sencillamente, esto no debería ser así. ¿Esto quiere decir que no estoy de acuerdo en que se estudie en la lengua cooficial? No, no es así, en VOX Baleares no estamos en contra de la inmersión lingüista, estamos en contra de la inmersión lingüista obligatoria, pero no de la voluntaria, que es muy diferente, tanto jurídica como pedagógicamente. Muchos catalanistas ponen como ejemplo a Canadá y, la verdad, esto ya es cansino, dicen otra mentira porque en el país canadiense hay inmersión lingüista voluntaria, pero no obligatoria. Justo lo que decimos, libre elección de lengua, pero los catalanistas le dan la vuelta y se hacen suyas cosas que no son a partir de falsedades y fantasías.

Últimas noticias