Iluminación

Cómo iluminar un dormitorio infantil

La iluminación es especialmente importante en las habitaciones donde hay niños

iluminar un dormitorio infantil
La iluminación es especialmente importante en las habitaciones donde hay niños

La iluminación es fundamental en cualquier estancia del hogar, y siempre hay que intentar sacarle el máximo partido a la natural para recurrir lo menos posible a la artificial. Iluminar un dormitorio infantil de manera correcta es muy importante ya que los más pequeños necesitan ver bien para jugar o estudiar.

Una iluminación adecuada hará que los niños se sientan más cómodos y felices en sus dormitorios, y hay que hacer todo lo posible por ofrecerles el mejor ambiente en cada caso.

Consejos para iluminar un dormitorio infantil

  1. Luz natural: la primera premisa es que tienes que aprovechar al máximo la luz natural, y potenciarla todo lo que sea posible. Elige tejidos translúcidos para las cortinas y no bloquees el paso de la luz con muebles ni con ningún otro objeto. Lógicamente, sí debe haber una persiana o protección para que por las noches esté oscuro y los niños duerman mejor.
  2. Colores: los colores claros son de gran ayuda para potenciar la luz natural, así que utiliza esos tonos para decorar la habitación, al menos en paredes y muebles. Deja los colores más llamativos para pequeños detalles como alfombras, cortinas o cojines, por ejemplo.
  3. Iluminación general: instala un punto de luz general, como una lámpara colgante en el medio de la habitación para que la ilumine por completo. También puedes poner varios focos que apunten a diferentes zonas de la habitación para obtener una iluminación uniforme.
  4. Iluminación puntual: es también muy importante que haya algún punto de luz puntual, la cantidad puede variar según las necesidades de cada uno. Así, si tiene escritorio, deberá tener una lámpara o foco ahí, otra en la mesilla de noche… puntos de luz pequeños que alumbren una zona específica.
  5. Luces led: son la mejor opción hoy en día, la más sostenible y a largo plazo también la más barata, ya que aunque son más caras que las normales, durarán mucho más tiempo y el consumo energético será menor. Además, no emiten calor, por lo que son más seguras y resistentes para los niños.

Lo último en Noticias

Últimas noticias