Mercasa facturó a Angola 533 millones por construir un mercado sin agua, luz ni accesos

Mercasa
El ex presidente de Mercasa, Eduardo Ameijide.

El Gobierno de Angola ha pagado al consorcio español Mercasa Incatema (participado al 50% por la empresa pública Mercasa533 millones de dólares por la construcción de un gran mercado de abastos en Luanda que, diez años después de iniciar las obras, carece de servicios básicos como suministro eléctrico, agua potable, red de saneamiento, depuradora y accesos por carretera adecuados.

El llamado Centro Logístico y de Distribución (CLOD) de Luanda, diseñado y construido por la empresa española, se ha convertido en un pozo sin fondo. De los 533 millones de dólares que ha costado la obra, Mercasa Incatema pagó más de 20 millones en forma de comisión a su delegado comercial en Angola, el portugués Guilherme Taveira Pinto, que se encuentra huido de la Justicia española desde julio de 2014.

El magistrado de la Audiencia Nacional José de la Mata tiene sólidos indicios de que una parte de este dinero se ha destinado a pagar sobornos a altos funcionarios del Gobierno de Angola. Así lo declaró ante el juez, también, el ex director general de Mercasa Incatema Armando Andrade.

En el marco de esta investigación judicial, la Guardia Civil detuvo el pasado 19 de abril al hermano del ex presidente madrileño Ignacio González, Pablo González, que ocupaba el cargo de director de Infraestructuras de Mercasa y consejero de Mercasa Incatema.

Un proyecto faraónico fallido

Y pese al dineral que el Gobierno de Angola ha pagado al consorcio español para construir la obra, el gran mercado mayorista de Luanda hoy se encuentra impracticable. Las instalaciones ocupan una superficie de 23 hectáreas y deberían convertirse en el gran centro de distribución de alimentos perecederos (carne, fruta y pescado) a todo el país.

El mercado mayorista está ubicado junto a la vía férrea que unirá el puerto de Luanda con el futuro aeropuerto internacional que el Gobierno de Angola presidido por José Eduardo dos Santos quiere convertir en el mayor del continente. Pero el aeropuerto todavía no existe.

El hecho de que el CLOD se encuentre a 30 kilómetros de distancia de la capital tampoco garantiza las mejores condiciones para la distribución de productos perecederos. Los propios informes elaborados por Mercasa Incatema señalan que el principal acceso al mercado se encuentra completamente impracticable, especialmente para los vehículos pesados: una carretera de 3 kilómetros de longitud llena de baches y con el firme en mal estado.

Diez años después de iniciar las obras, sólo se encuentran operativas las primeras cuatro naves provisionales que se construyeron, además de un edificio destinado a la administración. Pero todo el complejo carece todavía de suministro de agua potable.

Llevan el agua con cubas

En su lugar, se utiliza un servicio de transporte de cubas de agua cuyas condiciones higiénicas son muy dudosas. Proceden de un pozo del que no consta que se haya realizado ningún análisis sanitario. Todo ello resulta insuficiente para atender las necesidades básicas de los futuros puestos del mercado, desde la limpieza o la fabricación de hielo para conservar los alimentos.

El Centro Logístico construido por Mercasa Incatema también carece de una red de saneamiento para evacuar las aguas residuales. En su ausencia, las aguas sucias se vierten actualmente en el exterior, en varias balsas, a las que con frecuencia acude la población del país a abastecerse. Todo ello constituye un riesgo sanitario de primer orden. El CLOD de Luanda también carece de depuradora para reciclar las aguas fecales.

Lo mismo ocurre con el suministro eléctrico, que en la actualidad es completamente precario. Hasta el punto de que la nave frigorífica que ya ha comenzado a utilizarse se abastece con un grupo electrógeno alimentado con gasoil.

El Gobierno de Angola ha pagado 533 millones de dólares a la filial de la empresa pública Mercasa por la construcción de estas instalaciones. El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata intenta determinar ahora qué altos funcionarios del Gobierno de Angola se han beneficiado de mordidas por este proyecto.

Una comisión del 8% para Taveira

Como ha informado OKDIARIO, tres consejeros delegados de Mercasa Incatema (Javier Pardo de Santayana y los abogados del Estado María Jesús Prieto y Arturo Cortés) firmaron los contratos que estipulaban el pago de comisiones del 8% al intermediario portugués Taveira, que tenía hilo directo con varios ministros del Gobierno de José Eduardo dos Santos.

Además de esta comisión del 8%, Mercasa Incatema pagaba desde 2008 a Taveira una asignación fija de 10.000 euros al mes, y sufragaba todos los gastos en los que pudiera incurrir en el país (como alquiler de viviendas y vehículos) a través de su empresa Sonadi.

Taveira está buscado por la Justicia desde julio de 2014 por su intermediación en un contrato de venta de armas españolas a la Policía de Angola, a través del consorcio Defex, por importe de 153 millones de euros. De esta cantidad, se desviaron 41 millones a una cuenta bancaria en Luxemburgo.

Lo último en Investigación