Los cabecillas serán probablemente condenados por administración desleal

El tribunal de las ‘black’ se inclina por una exoneración masiva al estimar que eran parte del sueldo

Rodrigo Rato y Miguel Blesa
Rodrigo Rato y el hoy fallecido Miguel Blesa en el juicio de la 'tarjetas black'. (Foto: EFE)
Comentar

La Audiencia Nacional dejaba visto para sentencia el pasado jueves uno de los juicios más mediáticos y esperados del año, con permiso del caso Nóos, el de las llamadas “tarjetas opacas o tarjetas black” de Caja Madrid y Bankia. La vista oral comenzaba el pasado 26 de septiembre y finalizaba tras 26 sesiones.

El juez instructor de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, concluyó que los imputados que ocuparon cargos en los Consejos de Administración de Caja Madrid y Bankia habrían cometido un delito de administración desleal. Además, acusó de apropiación indebida al resto de  los 65 directivos investigados.

Por su parte, el fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, modificaba parte de su escrito inicial de acusación por presunto delito de apropiación indebida al tener en cuenta los ingresos en las cuentas de Bankia efectuados por algunos de los encausados.

No obstante, el representante del Ministerio Público mantenía la petición de seis años de cárcel para Miguel Blesa y de cuatro y medio para Rodrigo Rato,  y elevaba a dos años y medio la pena para el ex director general de Caja Madrid, Ildefonso Sánchez Barcoj.

Entre los acusados, otros rostros conocidos del mundo empresarial como el ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán; o el ex presidente de CEIM, Arturo Fernández. También, figuran miembros de casi todos los partidos y sindicatos. Las penas solicitadas para todos ellos por apropiación indebida oscila entre los 12 meses y los 6 años para Blesa.

Según ha podido saber OKDIARIO, los principales acusados o cabecillas de las ‘tarjetas black” serían “condenados por administración desleal”, mientras el resto de los 65 encausados, la mayoría, “serían exonerados al considerarse que el gasto de las tarjetas no es delito y no se ha cometido infracción penal alguna”. 

Las fuentes consultadas por este diario afirman que lo más probable es que no haya “ningún condenado por apropiación indebida”, delito apreciado por el fiscal Luzón. Una decisión que se justificaría con el argumento de que el gasto con las tarjetas opacas se trataba de una “retribución y no de gastos de representación”, como mantenía la acusación.

El tribunal de las ‘black’ está integrado por las magistradas de la sección cuarta de las sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Así, Ángela Murillo, es la presidenta del tribunal; Teresa Palacios, la ponente de la sentencia, mientras Carmen Paloma González es la tercera integrante del mismo.

Otra opción, “menos probable”, que ha sido reclamada por alguna de las defensas durante el juicio, sería la de declarar a la mayoría de los 65 encausados “partícipes a título lucrativo”. Un término de actualidad por el papel de la Infanta Cristina en Nóos. En cualquier caso, estos acusados no entrarían en prisión, pero sí tendrían que afrontar una responsabilidad civil.

La argumentación en este caso sería que estos directivos utilizaron las tarjetas black con la autorización de los dirigentes de la entidad y por tanto, no habría cometido ningún delito de apropiación indebida o administración desleal. Eso sí, “se habrían beneficiado y lucrado” por lo que tendrían que reembolsar las cantidades gastadas.

El tribunal de las ‘black’ se inclina por una exoneración masiva al estimar que eran parte del sueldo

Según la investigación, los acusados dilapidaron 12 millones de euros en ropa, viajes de lujo, comidas en restaurantes caros y todo tipo de artículos de vestir. A día de hoy, tan sólo se ha devuelto el 14% del total.

Los procesados gastaron desde los 8.367 a los 456.000 euros entre 2003 y 2012. En total se beneficiaron de 15,5 millones, pero lo que consumieron entre 1999 y 2003 ha prescrito y no ha sido juzgado. De esta cantidad, 15,25 millones, fueron cargados exclusivamente a Caja Madrid y 245.200 euros adicionales se facturaron a Bankia en 2011 y 2012, antes de la llegada de José Ignacio Goirigolzarri a la presidencia.

La sentencia podría conocerse en la próximas semanas, pero el caso no se zanjará todavía, ya que el fallo puede ser recurrido por las partes en casación ante el Tribunal Supremo o ante el Constitucional.

La declaración del “ideólogo” Terceiro

El pasado 24 de octubre se producía una de las declaraciones más esperadas en el juicio de las ‘tarjetas black’ de Caja Madrid y Bankia, la del banquero Jaime Terceiro. Éste ocupó la presidencia de Caja Madrid entre 1988 y 1996, hasta la llegada de Miguel Blesa. Los acusados le habían señalado ya como “el ideólogo” de las famosas tarjetas opacas.

Durante su comparecencia como testigo, el expresidente de Caja Madrid aseguró que sus tarjetas eran “white” y que tras su salida, fue cuando “se oscurecieron”. Defendió que las tarjetas que él creó eran exclusivamente para “gastos de representación” y aseguró que era “inconcebible” que alguien pudiera hablar de que se tratara de una forma de “retribución complementaria”.

Terceiro afirmó que bajo su mandato “la retribución anual de los consejeros era de 1.800 euros y que llegó a multiplicarse por 277 hasta alcanzar los 500.000 euros en algunos casos, en años posteriores”.

terceiro-black-cajamadrid-bankia
Jaime Terceiro, el que fuera presidente de Caja Madrid entre 1988 y 1996.

Últimas noticias