Bahréin va a abrir un Consulado en El Aaiún 

Bahréin va a abrir un Consulado en El Aaiún 
El Rey de Bahrein, Hamad bin Isa Al Khalifa
  • Meryem Hafidi

El anuncio, que fue hecho por el rey de Bahréin, durante una conversación telefónica con el rey de Marruecos Mohamed VI, equivale a reconocer la legitimidad de la presencia marroquí en este territorio que ha sido disputado durante décadas por el Frente Polisario.

En esta ocasión, según la agencia de noticias AFP, el rey Hamad Ben Issa al-Khalifa informó a Mohamed VI de la decisión del Reino de Bahréin de abrir un Consulado General en la ciudad de El Aaiún, decisión que será coordinada entre los Ministerios de Relaciones Exteriores de ambos países.

Bahréin abrirá un Consulado en El Aaiún, según se anunció el jueves en un comunicado de prensa del gabinete real marroquí y recogido por la AFP en un contexto de altas tensiones en el Sáhara Occidental.

«El Reino de Bahréin abrirá un Consulado general en la ciudad marroquí de El Aaiún, decisión que estará sujeta a la coordinación entre los ministerios de relaciones exteriores de los dos países», dijo el rey Hamad en la declaración.

La agencia de noticias de Bahréin BNA, por su parte, dijo que el rey Hamad había expresado «el apoyo y la solidaridad» de su país con Marruecos «en defensa de su soberanía y sus derechos».

Las tensiones continúan entre los dos bandos 

Ante la ausencia de progresos en las negociaciones políticas llevadas a cabo bajo la égida de las Naciones Unidas, Rabat ha multiplicado en los últimos meses las acciones para establecer su posición sobre el terreno, con la apertura de consulados o la organización de eventos internacionales en el Sáhara Occidental, provocando cada vez protestas por parte del Polisario.

Todo esto surge tras las declaraciones del Polisario, el día 14 de noviembre, rompiendo el alto el fuego y decretado el estado de guerra. Poniendo fin a un alto el fuego de 30 años, en reacción a una operación militar marroquí en una zona de amortiguación en el extremo sur para restablecer el tráfico vial cortado por los manifestantes independentistas saharauis. Brahim Ghali, secretario general del Frente Polisario, anunció que el alto el fuego firmado con el Gobierno de Marruecos en 1991, que ha limitado el conflicto en el Sáhara Occidental, «pertenece al pasado», según recoge France24.

El Polisario y la República Árabe Saharaui Democrática están al pie de guerra por lo que entienden una ofensiva de Marruecos en ese paso del Guerguerat bloqueado desde hace días por activistas saharauis, que los ha llevado a romper el alto el fuego. Mientras que este país niega que esté recibiendo ataques en su dominio en el Sahara Occidental, y defiende que se mantendrá fuera de toda beligerancia, así lo afirmó a la agencia de noticias MAP.

Desde entonces, el Ministerio de Defensa saharaui informó de «ataques masivos» a lo largo del muro de defensa marroquí, en las zonas de Mahbés, Haouza, Aousserd y Farsia, con «daños humanos y materiales al enemigo (…) Se reportan bajas mortales en las filas del enemigo y considerables pérdidas materiales», en declaraciones a la agencia oficial de noticias argelina APS.

Según Le Monde Afrique, Marruecos, que controla alrededor de dos tercios del Sáhara Occidental, quiere la «autonomía bajo control» del territorio del desierto, mientras que el Frente Polisario, apoyado por Argel, hace campaña por la independencia y pide un referéndum de autodeterminación.

Posicionamientos internacionales

En el último año, Marruecos se dedicó a atraer consulados de países aliados en África hacia el Sáhara Occidental. En total, ha sumado 16 en el último año, con la incorporación del primer país árabe, Emiratos Árabes Unidos, seguido de Jordania y ahora Bahréin.

Según recoge el medio marroquí, Le360, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Qatar expresó en una declaración «la profunda preocupación del Estado de Qatar por la perturbación de los movimientos civiles y comerciales en el puesto fronterizo de Guerguerat, situado entre Marruecos y Mauritania».

“En esta partida de ajedrez que dura tres décadas, el principal aliado de Marruecos ha sido Francia. También la Administración española, con un perfil más discreto, ha jugado en los pasillos de la Unión Europea y de la ONU a favor de Rabat. Y también lo ha hecho el Estados Unidos de Donald Trump. En cuanto al Frente Polisario, su principal aliado y protector es Argelia. Y también cuenta con Sudáfrica y Rusia” según el País.

“¿No es el propósito de estas aperturas en serie de consulados para ratificar una soberanía marroquí de facto sobre este territorio? Especialmente porque estos países tienen pocos nacionales en el Sahara” señalan en Jeune Afrique.

La Unión Africana concede el estatuto de Estado a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que tiene su propia representación en Addis Abeba. Además de Argelia, el Frente Polisario goza del apoyo histórico de Pretoria, que asumió la dirección de la institución panafricana a mediados de febrero. Durante su discurso inaugural, el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, recordó su apoyo «al derecho del pueblo del Sáhara Occidental a la libre determinación». El presidente argelino Abdelmadjid Tebboune, sigue hospitalizado desde el 28 de octubre en Alemania tras dar positivo en Covid y sin poder dar declaraciones.

Mientras tanto, Marruecos ha ido tejiendo en África una red económica, diplomática y religiosa. Decidió en 2017 regresar a la Unión Africana, única organización internacional que reconoce como Estado a la República Árabe Saharaui Democrática. Hassan II la había abandonado en 1984, años más tarde Mohamed VI, regresó con el fin de expulsar a la RASD. “Cuando un cuerpo está enfermo es mejor curarlo en el interior que en el exterior del organismo”, señaló el monarca.

Lo último en Internacional

Últimas noticias