Zapatero tuvo como asesor en violencia de género al psiquiatra involucrado en la podemita Infancia Libre

El psiquiatra decisivo para entender lo ocurrido en Infancia Libre ha resultado ser un viejo amigo de los postulados de José Luis Rodríguez Zapatero. Se trata de un hombre clave desde hace casi una década en todo el entramado de construcción de la ideología de género. Él es Antonio Escudero y trabajó ya en 2010 como asesor en esta materia para el Gobierno de Zapatero y el Observatorio de Violencia sobre la Mujer que impulsó aquel Ejecutivo.

La podemita asociación Infancia Libre ha logrado ya el récord de contar con cuatro detenciones por secuestro de niños. Cuatro casos en los que las madres, con denuncias falsas, incumplimientos del derecho de padres e hijos a verse, desescolarizaciones masivas de los niños y hasta el uso de Prozac, han separado a padres e hijos argumentando que lo mejor para los menores era no volver a ver a sus padres. Lo hicieron primero convenciendo a los jueces y, después, en contra de ellos. En ese entramado hay una figura de gran importancia: un psiquiatra. Antonio Escudero ha sido una pieza decisiva porque sus informes facilitaban el inicio del alejamiento entre padres e hijos justificando la bondad de estas decisiones ante los tribunales.

Se trata de una figura clave tal y como lo describe el informe que elabora ya la Policía para la juez encargado de los cuatro asuntos en Plaza de Castilla. En dicho informe se pone el acento en que los cuatro casos ya descubiertos de secuestro de niños en Infancia Libre mantienen un parecido absoluto, como si hubiesen sido diseñados a modo de mecánica o plantilla de uso general para lograr quedarse con los niños tras una separación conyugal.

Y Escudero, efectivamente, estaba ya rodado en argumentar en favor de la ideología de género. Él fue uno de los autores principales del Informe del Grupo de Trabajo de Investigación sobre el Supuesto Síndrome de Alienación Parental. Un “informe aprobado por el Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer en su Reunión del 13 de julio de 2010”, tal y como redacta el texto al que ha tenido acceso OKDIARIO, y que fue publicado por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad del Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Constantes denuncias falsas

Los “integrantes del Grupo de Investigación” fueron “Antonio Escudero, psiquiatra.; Dolores González, abogada; 
Rosa Méndez, agente de Igualdad, licenciada en Filología Hebrea; Covadonga Naredo, psicóloga; Eva Pleguezuelos, abogada; 
Sonia Vaccaro, psicóloga”. La “coordinación” corrió a cargo de "Ana María Pérez del Campo, diplomada en Derecho de Familia".

Fue uno de muchos trabajos que allanaron el camino a la actual ideología y a las normas que dan una protección absoluta a las madres cuando hay denuncia por abusos. Y en todas las detenciones policiales en Infancia Libre ha habido denuncia por abusos a los menores. Denuncias que, igualmente, han sido falsas en los cuatro casos.

Antonio Escudero figura como psiquiatra clave en los casos de Infancia Libre. Es un negacionista del síndrome de alienación parental (SAP): el adoctrinamiento al niño llevado a cabo por un cónyuge en contra de su pareja.

Y él aparece reflejado en el informe que la Policía Judicial remitirá en breve a la juez con las evidencias de que las cuatro secuestraniños podemitas han actuado con un patrón similar a la hora de retener a sus hijos tras una denuncia falsa de presuntos abusos sexuales.

En todos los casos han mediado denuncias falsas por abusos sexuales contra los padres, en los secuestros se han utilizado previamente los plazos ganados con esas denuncias para huir con los niños y, además, en todos se ha registrado absentismo escolar de los niños hasta llegar a la desescolarización total de los hijos.

Todo coincide, pero, además, las cuatro secuestra niños trabajaron en asesorías a Podemos en materia de protección a la infancia. Y contaron como apoyo con el mismo equipo psiquiátrico y jurídico. Y allí estaba Escudero.

Lo último en España

Últimas noticias