Escándalo en la Universidad de Valladolid

Universitarios de Valladolid piden la expulsión de una profesora de CCOO por limarse las uñas en clase

Ana María Magaz, la polémica profesora de la Universidad de Valladolid denunciada por sus propios alumnos
Ana María Magaz, la polémica profesora de la Universidad de Valladolid denunciada por sus propios alumnos

Un grupo de alumnos de la Universidad de Valladolid ha denunciado a la profesora de CCOO Ana María Magaz González por comer y limarse las uñas en clase. La Universidad de Valladolid adjudicó una plaza de profesora fija a la polémica docente a pesar de ser la peor candidata.

La denuncia, a la que ha tenido acceso este periódico, fue presentada a finales del mes de febrero y está firmada por un grupo muy numeroso de alumnos de la Facultad de Educación del Campus Duques de Soria. Entre las quejas de los alumnos destaca el trato prepotente, humillante y con desprecio.

También la ausencia reiterada y sin justificar; evaluar con criterios subjetivos; preguntar en los exámenes materias que no han sido impartidas en clase; no atender a los alumnos durante el horario de las tutorías; comer y beber en clase, y hasta limarse las uñas.

Universitarios de Valladolid piden la expulsión de una profesora de CCOO por limarse las uñas en clase
Un fragmento de la denuncia que han interpuesto varios alumnos de la Universidad de Valladolid contra la polémica profesora Ana María Magaz González

Por eso, los alumnos exigen la inmediata expulsión de la profesora. Pero no sólo del Campus Duques de Soria, sino también de la Universidad de Valladolid. La denuncia ha sido tramitada por la Plataforma Española Contra la Corrupción Universitaria y ya está en manos del Vicerrector, José Luis Ruiz Zapatero.

La peor candidata

Tal y como contó OKDIARIO, la Universidad de Valladolid adjudicó a Magaz González una plaza de profesora fija a pesar de ser la candidata con menos experiencia docente y sin apenas formación en comparación con el otro candidato con el que rivalizó.

La profesora sindicalista cuenta con un currículum extremadamente escueto: una carrera, un doctorado y dos proyectos de innovación e investigación. Nunca ha dirigido una tesis doctoral, tampoco ha escrito ningún libro y solamente cuenta con cinco ponencias y comunicaciones en congresos y ocho artículos escritos. Cuenta con menos de 3.000 horas de docencia y no cuenta con acreditación de profesora titular. También cuenta con numerosas quejas en el decanato por parte de alumnos.

Sin embargo, el candidato al que se enfrentó a Magaz González posee cuatro carreras, dos doctorados, 229 artículos publicados, 15 libros, 21 proyectos de investigación e innovación. También cuenta con 123 ponencias y comunicaciones en congresos, ha dirigido 8 tesis doctorales y cuenta con más de 6.000 horas de docencia y 27 estancias de investigación en el extranjero. Además cuenta con la acreditación de profesor titular desde el año 2012 y posee más de 50 encuestas docentes positivas realizadas por los alumnos.

Lo último en España