Generalitat de Cataluña

Torra dio 1,3 millones a una entidad que se encarga de traducir al catalán los nombres de las cigarras

Quim torra
Quim Torra, presidente de Cataluña.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha gastado 1.311.275 euros para financiar el centro de terminología de lengua catalana creado por el Govern. Estos fondos fueron destinados, entre otros asuntos, a elaborar un informe para traducir las distintas especies de cigarras.

El TERMCAT es el encargado de producir nuevos términos en catalán a través de adaptaciones de las palabras en su lengua de origen. De esta manera, Torra puede dar un paso más en sus ansias de desterrar el español a favor de la instauración del catalán en cada ámbito de la vida.

El centro ha publicado su memoria del año 2019 donde recoge todas las iniciativas llevadas a cabo y anota otros detalles como la financiación. Es en este punto donde reconocen que el Departamento de Cultura catalán les ha dotado de más de 1,3 millones de euros. A pesar de que el presupuesto no ha aumentado respecto al ciclo anterior, la cifra no deja de ser asombrosa sobre todo si se analiza el trabajo llevado a cabo por el TERMCAT.

Estudio sobre las cigarras

Un ejemplo de los trabajos elaborados por la entidad en 2019 data del mes de julio y se trata de un estudio sobre las denominaciones en catalán de las especies y subespecies de cigarras que se pueden encontrar en Cataluña y en zonas geográficas cercanas.

Este departamento financiado con dinero público tiene como misión, según su propia página web, «coordinar la actividad de terminología en catalán, a través de la prestación de servicios de calidad, la creación de productos de terminología y la normalización de los neologismos, para garantizar la disponibilidad de la terminología catalana en todos los sectores de conocimiento».

En este caso, el TERMCAT tradujo los nombres de los insectos para poder usar el catalán a la hora de hablar de las cigarras «con los correspondientes nombres científicos». Los nombres catalanes fueron fijados por una ‘Comisión para la Nomenclatura Catalana’ de la especie, constituida por varios especialistas catalanes, tal y como informó OKDIARIO.

Infografía de las chicharras en catalán
Infografía de las chicharras en catalán

La infografía recogía 19 especies y subespecies de cigarras, tales como la cigarra sangrienta, que denominó como ‘bruñidora ala-roja’; la ‘cigadella alacurta’ o la ‘cigalella menuda’. Además , en la mayoría de los casos, se incluía una terminología adaptada al valenciano.

«Rock es rock»

El TERMCAT de Torra ha realizado estudios anteriores y continuados sobre otros aspectos como la música, para buscar los términos más adaptados para traducir del español al catalán y donde el flamenco, por ejemplo, pasa a llamarse ‘flamenc’.

En otros términos, las traducciones no tuvieron tanto éxito y dio como resultado conversiones tan poco necesarias como el rock por «rock», el jazz por «jazz» y el metal por «metal». La imposibilidad de traducción de dichas palabras no frenó a la entidad que no dudó en incluir los términos dentro de sus ‘diccionarios’. Además, llama la atención la facilidad con la que el TERMCAT modifica palabras en español pero le cuesta más hacerlo con terminología anglosajona.

Obsesión por el catalán

La obsesión de Torra por la expansión del catalán provocó en su momento una gran polémica al descubrirse que el Govern infiltró espías en los colegios para saber en qué medida se hablaba o no la lengua de la comunidad autónoma.

Fue la Plataforma per la Lengua, autodenominada la ONG del catalán, la que reconoció en un informe que se había llevado a cabo tal práctica encaminada a elaborar un informe posterior.

La nota de prensa elaborada por la propia organización aseguraba que el estudio se había llevado a cabo en el recreo y en las aulas. Esto significa que sus ‘confidentes’ se encontraban dentro de las aulas y en el patio de los colegios para detectar quienes no hablaban catalán.

Lo último en España

Últimas noticias