Ainoa Quiñones

La tesis de la nuera de Tezanos es más falsa que el CIS: autoplagió 2 artículos con el hijo del sociólogo

Los dos 'papers' previos no aparecen citados ni en el cuerpo del trabajo ni en la bibliografía

Uno de ellos incluso recibió un premio meses antes y fue publicado en la Revista de Economía Mundial

Tezanos
La delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, y su tesis doctoral con el autoplagio.

La delegada del Gobierno en Cantabria, la socialista Ainoa Quiñones, autoplagió en su tesis doctoral dos artículos escritos conjuntamente y de manera previa con Sergio Tezanos, su pareja e hijo del presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Félix Tezanos, el alto cargo y sociólogo de cabecera de Pedro Sánchez que manipula los sondeos públicos.

Quiñones, doctora en Ciencias Económicas, defendió el 11 de septiembre de 2012 su tesis doctoral «inédita» titulada Impacto de la innovación y la ayuda científico-tecnológica en los países en desarrollo, que fue presentada en el Departamento de Economía Aplicada II de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Sin embargo, en este trabajo de postgrado fusila dos artículos previos firmados con Sergio Tezanos, que no son citados en el cuerpo de la tesis ni en la bibliografía de este trabajo, que tiene en total 239 páginas. No consta su ficha en TESEO, la plataforma web del Ministerio de Educación, pero sí se puede consultar a través del repositorio online de la UCM.

Por ejemplo, la nuera de Tezanos copia en el capítulo 2 de la tesis (denominado Cooperación científico-tecnológica para el desarrollo internacional y con extensión de la página 69 a la 96) el contenido prácticamente completo de las 26 páginas del artículo publicado en marzo de 2011 de la mano de Sergio Tezanos en la Cátedra de Cooperación Internacional y con Iberoamérica de Universidad de Cantabria (COIBA). Quiñones presentó su tesis en la Universidad Complutense de Madrid.

Prueba del monumental autoplagio es, por ejemplo, que en el citado paper de 2011 explica que «en este artículo se caracterizan y analizan las políticas internacionales de cooperación científico-tecnológica», y luego en la tesis se limita a cambiar las palabras «en este artículo…» por «en este capítulo…» Y lo mismo ocurre con la firma de ambos documentos a pie de página en cada una de las que componen el cuerpo principal. Así, mientras el artículo lo firman Ainoa Quiñones Montellano y Sergio Tezanos Vázquez. En la tesis, como por arte de magia, desaparece el nombre del hijo del presidente del CIS. Y lo que resulta del todo grave: este artículo no aparece citado en el cuerpo de la tesis ni en la bibliografía.

Además, se da la circunstancia de que el contenido de este artículo también se publicó en 2011 en la Revista de Economía Mundial (REM) tras recibir un accésit en el IV Premio José Luis Sampedro. En este caso, el citado paper apareció titulado con un enunciado diferente, que fue el siguiente: Ayuda oficial al desarrollo científico-tecnológica: una evaluación macroeconómica de la distribución geográfica y sectorial. Tampoco hay rastro de esta referencia en la tesis de la delegada del Gobierno en Cantabria.

El segundo artículo escrito por Quiñones y el hijo de Tezanos y luego presentado en la tesis doctoral ante la UCM como si fuera una investigación nueva se tituló Innovación, ayuda y crecimiento: ¿un trío de conveniencia? Fue publicado en abril de 2012 también en la Cátedra de Cooperación Internacional y con Iberoamérica (COIBA), meses antes de que la doctoranda presentara su trabajo de postgrado.

Tezanos
Artículo de Ainoa Quiñones y Sergio Tezanos en 2011 y luego fusilado sin ser citado en la tesis de la primera.

De igual modo, prácticamente la totalidad de este artículo de 32 páginas (con gráficos, tablas, fórmulas…) aparece fusilada en otros dos capítulos de la tesis: el tercero, que se llama Especificaciones del modelo de impacto de la ayuda científico-tecnológica, y el cuarto, denominado Resultados del modelo de impacto de la ayuda científico-tecnológica. En ninguno de estos apartados ni en la bibliografía de la tesis figura la referencia al paper publicado previamente por la Cátedra COIBA.

Con identificador

Los dos artículos (58 páginas en total ) escritos con Sergio Tezanos que autoplagió Quiñones contaban con ISBN, es decir, con un identificador oficial de publicación. Sin embargo, fueron calcados luego en la tesis doctoral, que fue presentada ante el tribunal de la Complutense como si se tratase de una investigación inédita, desconocida hasta el momento, cuando en realidad no era así.

A este respecto, cabe subrayar que las propias normas de la UCM consideran el autoplagio como una modalidad de plagio a evitar, en tanto supone «presentar un trabajo ya utilizado como nuevo».

Por su parte, el experto Ernesto Spinak subraya que «se considera que un autor se plagia a sí mismo cuando reutiliza material propio que ya fue publicado, sin indicar la referencia al trabajo anterior». Además, agrega que con «la inclusión de la mera referencia podría no ser suficiente pues no le indica claramente al lector (ni al editor) el alcance de la copia». Sin embargo, en el caso de la tesis de Ainoa Quiñones ni siquiera ocurre eso.

«Desde el punto de vista de los derechos de autor, (el autoplagio) no parece ser un delito, pero desde el punto de vista de la integridad académica se considera una falta de ética o mala conducta», recalca Spinak.

Lo último en España

Últimas noticias